La cerveza peruana busca cautivar al consumidor chino

La cerveza peruana se luce hoy en la Exposición Universal de Shangái, la mejor vitrina orientada al mercado chino y extranjero. “Por primera vez hemos traído un contenedor a China”, destaca Vladimir Kocerha, consejero económico y comercial del Perú en Shangái, refiriéndose al caso de Cusqueña.

La oficina a su cargo se ocupó del ingreso de esta cerveza al gigante asiático. “Si bien se simplificó el trámite, fue necesario cumplir varios requisitos, como los certificados sanitarios y el etiquetado en chino”, refiere.

El primer contenedor trajo a Shangái 1.100 cajas de cerveza, cada una con 24 botellas de 330 ml, lo que equivale a 26.400 unidades. Según el boletín “TLC en acción” de la Embajada del Perú en China, el ingreso se produjo en marzo pasado. “Si bien no es elevado [el número de botellas importadas], resulta importante, pues abre un nuevo mercado para este producto”, publicó el semanario.

Promoción peruana
El primer importador de cerveza Cusqueña ha sido Eduardo Vargas, administrador del restaurante The Peruvian Kitchen (La Cocina Peruana) y la cafetería The Peruvian Corner (La Esquina Peruana), ambos situados en el pabellón del Perú en la Expo. El producto se vende en el restaurante Azul y las pollerías Brasa Chicken, negocios que administra junto con su hermano Marco en Shangái.

“De los clientes que recibimos, un tercio pide cerveza, otro tercio opta por el pisco sour y el resto prefiere chicha morada, gaseosa o agua”, detalla Eduardo.

Según él, en el restaurante del pabellón se venden cien botellas al día a 30 yuanes cada una (4,5 dólares), el valor normal de una cerveza extranjera en la feria. La comida, la curiosidad y hasta el calor han contribuido a las ventas.

Calidad premium
La Expo Shangái ha sido el primer paso, pero lo fundamental parece ser dar el segundo antes de que acabe esta feria. “Este producto tiene todos los argumentos para competir con otras cervezas top extranjeras. Gracias a la Expo, la cerveza peruana ya está dentro de China y se han cumplido todos los trámites reglamentarios, sanitarios, de etiquetado y de aduana para que pueda quedarse y tenga proyección a futuro”, manifiesta Kocerha.

Mercado Chino
El sector cervecero fue uno de los primeros que China abrió al exterior. En 1994, el Gobierno permitió por primera vez el ingreso de las cerveceras extranjeras. Desde entonces han ocurrido grandes fusiones y adquisiciones en este sector que dieron como resultado empresas mixtas como Budweiser y Harbin (china), que forman parte de la multinacional Anheuser-Busch Inbev.

Las cervezas extranjeras poseen al menos un 10% del mercado local y se concentran en las franjas de calidad media y alta, donde representan el 90% de la oferta. Además de Budweiser, con una clara estrategia de penetración, destacan la holandesa Heineken y la mexicana Corona.

“Por su calidad y precio, Cusqueña debe apuntar al segmento premium. Es un perfecto acompañamiento de la comida peruana. Ahora lo que se necesita es invertir en el proceso de penetración”, sostiene Kocerha.

“Si se busca que Cusqueña se venda más allá de los restaurantes peruanos, necesitará de un distribuidor fuerte y una buena campaña publicitaria. Un ejemplo de ello lo tiene la mexicana Corona, una de las favoritas de los consumidores chinos”, asegura Vargas. Y tal es el éxito de Corona que desde el 2007 ya tiene su propio clon chino: la popular Cerono.

Claves
Una inmensa producción
En el 2003, la producción de cerveza en China alcanzó 25,4 millones de toneladas, con lo cual superó a Estados Unidos y se convirtió en el mayor productor mundial.

La oferta hoy se ha diversificado, a tal punto que hasta el Tíbet tiene su cerveza: Lhasa.

El mercado chino de cervezas está dominado actualmente por dos empresas nacionales: Tsingtao, fundada en 1903; y Yanjing, la cerveza de Beijing.

Fuente: El Comercio


Artículos Relacionados


Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion