La ley de inversión y sus beneficiarios

mypes

ministros

Recientemente el Poder Ejecutivo promulgó la ley Nro. 2387/2012-PE (“ley que modifica diversas leyes para facilitar la inversión, impulsar el desarrollo productivo y el crecimiento empresarial”)En el marco de búsqueda de inversiones, simplificación de tramitología y fomento de la economía, esta nueva ley se enlaza con las 7 medidas iniciales que hace unas semanas el gobierno de Ollanta Humala promulgó. Cabe recordar que toda esta seguidilla de leyes se da en el contexto de caída de minerales y en un no tan cierto repique de la confianza empresarial.

¿Qué toca la nueva ley?

La aceleración de los proyectos de inversión es sin duda el plato fuerte. En ese sentido, los funcionarios que tengan prácticas que ralenticen los proyectos serán sancionados con una amonestación equivalente a 20 UIT (S/. 74.000). La escala de sanciones va de amonestaciones, faltas y faltas IGV utilizado durante la etapa preproductiva de un proyecto. Con esta ley será innecesaria la Resolución Suprema que permite tal acto. En el particular, será la resolución ministerial de la cartera competente la que se encargue.

Los municipios tendrán también su cuota de favor pues con esta ley se simplifican los procesos en temas tocantes a infraestructura.

Las mypes

mypes

Pero quizá las más favorecidas sean las medianas y pequeñas empresas (Mypes). Con esta ley las mypes “podrán subsanar infracciones laborales y tributarias sin recibir sanción alguna”, afirmó Mario Mongilardi en la última disputa dominical de Portafolio Económico.

El vicepresidente de la Cámara de  Comercio cree que con esta habilitación el pequeño y mediano empresario destinará todos sus esfuerzos a hacer más productivo su negocio. Como el fin es promover la inversión empresarial, la ley prevé “acompañamiento laboral y tributario del  Estado; del mismo modo, se faculta al Ministerio de Producción a fomentar proyectos emprendedores. Esta tutela del Estado resolvería los problemas de desconocimiento de temas laborales y tributarios, los mismos que parecen ser la parte débil del eslabón económico en las mypes.

Karen Weinberger, directora de Emprende UP, antagonista de Mongilardi, pone paños fríos al asunto. ¿Es factible el dichoso acompañamiento? Weinberger es escéptica en cuanto a la probable ignorancia que tengan los pequeños y medianos empresarios sobre los temas laborales y tributarios. Ella desliza que puedan ser errores por omisión.

En ese sentido, es más frío su análisis cuando se pregunta si formalizarse (porque estas medidas buscan que las mypes entren al mundo de la formalidad también) realmente les convendría a estas empresas.  Los trámites que deben de pasar (costos laborales, mayores tributos e ingentes papeleos) hacen de la formalización todo un éxodo hebreo. La profesora de la UP hace un llamado a la sensatez, pide mayor supervisión al tratamiento que se da un entorno donde dar gato por liebre parece ser la regla.

Recientemente el gremio empresarial ha levantado la voz –una vez más- por las multas que se vendrían con la Sunafil. Al parecer el gobierno ha tenido el oído atento y ha tomado esta medida. Por lo pronto, un gastado aviso publicitario en Las Malvinas da vivas sobre el empresarial ambiente que se vive. Quizás el gobierno haya prestado más atención  a la movida emprendedora de los que realmente mueven el país.

Vía: ProInversión, RPP, MEF

Artículos Relacionados

comments

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion