Las entidades financieras ablandarían condiciones de deudas para evitar morosidad de sus clientes

banco préstamo

Frente a un ambiente de desaceleración económica que atraviesa el Perú, los bancos ven que hay más riesgo en que sus clientes puedan caer en situación de morosidad, por ello están implementando nuevas políticas para evitar tales situaciones.

Algunas de estas nuevas políticas de las entidades financieras consistirían en que estos se comuniquen con sus clientes para reprogramar sus deudas. Para ello, estas entidades cuentan con un sistema, proporcionado por Equifax, que identifica a las personas que estarían en riesgo de sobreendeudamiento.

“Este score permite a los bancos anticiparse y llamar a las personas que tienen mayor riesgo de sobreendeudarse para renegociar sus créditos. Y eso es algo que ya están haciendo”, señaló el gerente general de Equifax para Perú y Ecuador, Amílcar Ramos.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


Asimismo, Ramos mencionó que esta herramienta ayudaría a reconocer a una persona si está al día en sus pagos con la banca, tiene atrasos, por ejemplo, con Telefónica, Luz del Sur o casas comerciales. Ese es un indicador de que muy pronto tendrá morosidad en el banco.

Por otro lado, para el gerente de riesgos del banco GNB, Javier Jara, lo ideal sería que los mismos clientes se comuniquen con el banco para informar de su posible atraso en los pagos.

Además de estas medidas, las entidades financieras buscarían mejorar su sistema de cobranza, para que no sea a partir de los 60 días que ofrezcan una solución a los atrasos de sus clientes, sino tratarían de que esto se anticipe a los 30 días.

Además, los especialistas coinciden en que en su mayoría los atrasos se deben a que los usuarios dejan de pagar las tarjetas de crédito, esto se debe porque prefieren estar al día en el pago de la hipoteca, y frente a los problemas económicos optan por elegir pagar ese crédito.

Por último, Jara mencionó que si los clientes pagan las deudas durante 6 meses de forma consecutiva y puntual recuperarían la calificación crediticia con la que contaban antes de entrar en un proceso de refinanciación.

La recomendación es que evalúen su capacidad de endeudamiento y su capacidad de pago y procuren cumplir con sus compromisos, sin embargo, de no ser posible, lo mejor es comunicarlo para renegociar la deuda y de esta forma no se perjudiquen ambas partes.

Vía: asnef.org y gestion.pe

Foto: la-razon.com

Artículos Relacionados

comments