El éxito de la Gran Manzana y los Locos Addams

los locos addams

Los Locos Addams sacudió las noches limeñas con un imponente reparto y con el toque mágico de una manzana gigante.

Hacer teatro musical en Lima es mucho más que un reto personal y empresarial, pues desde este último punto, requiere una inversión grande no sólo económica, sino de tiempo y conocimiento, que, una vez que inicia, marcha con rumbo hacia buen puerto, en donde en ocasiones alcanzar el éxito no necesariamente se logra.

Siguiendo con la alegoría de esta travesía, La Gran Manzana ha demostrado que cuenta con elementos de madurez y de entrega, importantes puntos en donde Edward Arana (Productor) y Domenico Poggi (Director) han sabido conjugar intereses y en donde ambos demuestran que tienen muy en claro las metas a alcanzar. Al final de la temporada inicial de Los Locos Addams, musical realizado en el Teatro Marsano en el centro de Miraflores, se sabe que el barco siguió la ruta indicada.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




El rubro de producciones musicales en en Perú de por sí es complicado, pues una puesta en escena requiere no sólo de un equipo variado de artistas, bailarines, músicos y actores, sino de una cultura de público constante en su crecimiento, publicidad masiva y una visión de producción seria. Cuando la Gran Manzana obtuvo los derechos libres de la obra, previa selección y desembolso de dinero a ganador,  se calculaba que la inversión del montaje bordearía los 350 mil dolares, entonces Producción decidió dar el gran salto.

Para el director de la Obra, Domenico Poggi, este reto apasionante inició con la adquisición de la licencia abierta sobre los derechos del musical de Broadway y permitió a nuestro joven director crear sin limitaciones todo aquello sobre escenario, convirtiendo a Perú en el único país en adquirir este tipo de licencia frente a países como Argentina o Brasil que hicieron la puesta en escena con todo el material llegado de Brodway por Barco.

Al conversar con Edward Arana, productor ejecutivo de la Gran Manzana tenemos en claro lo que buscaron con esta producción.

“Lo más importante es creer en el producto que vas a montar, es decir, apostar el todo y asegurarte que tengas un producto ganador, es clave ver la calidad del espectáculo, cuidar detalles, el cast es importante, consideramos en la gran manzana que los actores deben pasar un casting, así obtendremos los mejores resultados, luego ya viene la escenografía y vestuario, así como el equipo técnico detrás, todo esto hay que tenerlo en cuenta desde un inicio para darle un norte adecuado”

Final de temporada exitosa no sólo en ventas sino con un elenco feliz que disfrutaba cada momento y con la seguridad de haber colocado a Perú en la mira de referentes musicales latinoamericanos pues Perú fue el segundo país de habla hispana en realizar este montaje.

Para Domenico Poggi, esta fue una licencia a la creatividad, pues si bien tenían un guión y música que respetar, hubo la posibilidad de dar un punto de vista único al montaje con la escenografía, el vestuario, la caracterización.

“Éramos el primer país al que le daban la licencia abierta para crear una nueva propuesta de cero, sin manuales y sin pautas de los mismos creadores. Pero eso es rico finalmente, pues tuvimos la libertad de proponer y crear las cosas a nuestra manera y sobre todo exhibir el trabajo de nuestros artistas peruanos. El equipo creativo es 100% peruano”

La Gran Manzana cierra el telón del año para el teatro musical en Lima, con una mentalidad que engloba lo necesario para consolidarse como una productora sólida: “conseguir una cultura teatral sólida, ofrecer al público cada vez más espectáculos de esta envergadura y seguir probando cosas nuevas, fusionar más artes para presentar espectáculos multi disciplinarios y en un futuro porque no pensar en escribir nuestros propios musicales peruanos. No dejando de lado los musicales de broadway” finaliza Doménico.

Vía: Gestión, La Gran Manzana

comments

Autor entrada: Equipo Pymex MA

Deja un comentario