Pyme: Que su tamaño no te engañe

Estudios realizados por The Global Entrepreneurship Monitor (GEM) ubican al Perú entre los países con más emprendedores del mundo (4 de cada 10 peruanos entre 18 y 65 años desarrolla actividades de emprendimiento).

Las micro, pequeñas y medianas empresas constituyen uno de los pilares de la economía del Perú, y del mundo. De acuerdo con estadísticas del Ministerio de la Producción (Produce), el 98.6% del total de empresas son micro y pequeñas, las cuales, a su vez, proporcionan el 77% del empleo (incluyendo el autoempleo) y aportan el 42.1% del PBI del país. 

Pese a esta importancia, su participación y relevancia en los mercados internacionales todavía es reducida en comparación con las grandes empresas.

Según cifras de Promperú al 2007, de 6,656 empresas exportadoras, las micro, pequeñas y medianas en conjunto, representaban el 97% del total; no obstante, en términos de valor exportado, apenas contribuyen con un 10% del total, del cual, cabe destacar, un 77% corresponde exclusivamente a las empresas medianas.

Esto refleja que las Pymes peruanas, a pesar de los avances logrados en los últimos años, aún no están aprovechando al máximo los beneficios del mercado global (mayor demanda, diversificación de plazas, etc.) ni tampoco el acceso preferencial que tenemos a naciones como EE.UU. (TLC) o las de la Unión Europea (SGP Plus).

País de emprendedores
Ante esta situación, ¿qué se puede hacer para promover una mayor inserción de las Pyme en el sector exportador? Ciertamente, el problema no es la falta de motivación. Es más, estudios realizados por The Global Entrepreneurship Monitor (GEM) ubican al Perú entre los países con más emprendedores del mundo (4 de cada 10 peruanos entre 18 y 65 años desarrolla actividades de emprendimiento) y, sin duda, el mercado internacional es una meta (o sueño) de la mayoría de ellos.

Claro está que hay una necesidad de subsistencia muy grande que incentiva este espíritu emprendedor (o de “recurseo”); sin embargo, a diferencia de países con un ambiente de negocios amigable, en el Perú existen factores estructurales -que van desde costosas trabas burocráticas, hasta falta de servicios básicos como infraestructura o educación y salud- que limitan e impiden el crecimiento de las pequeñas empresas. Esto se refleja directamente en la tasa de mortalidad empresarial: según cifras de SUNAT, aproximadamente unas 300 mil empresas abren cada año, pero otras 200 mil cierran.

Y es que las facilidades que puede proporcionar un marco regulatorio flexible y sencillo (para abrir o cerrar un negocio, por ejemplo) no solo incentivan la formalización de empresas (gran problema del Perú), sino también su crecimiento y desarrollo. Así, por ejemplo, mientras que en la Unión Europea (UE) -que tiene, relativamente, fuertes costos laborales y ciertas complicaciones regulatorias- solo un 5% de las empresas formadas desde la década de los ochentas logró escalar a la lista de las más grandes del bloque, en EE.UU., tercero en el ranking Doing Business, la cifra asciende a un 22% (The Economist).

Comparar no siempre es malo
Dado que su definición no es igual en un país desarrollado que en uno en vías de desarrollo (sus “pequeñas” empresas equivalen a una de nuestras grandes), para poner en perspectiva la participación de las Pyme peruanas en el sector exportador daremos una mirada a lo que sucede en otras naciones de la región.

Así, por ejemplo, de acuerdo con un estudio de FUNDES Internacional (2007), en Chile, Colombia y Argentina, las exportaciones de las Pyme se concentran en pocos rubros y productos; algo similar a lo que ocurre en el Perú, donde las manufacturas como los textiles tienen una gran importancia.

Igualmente, si bien en el número de Pyme exportadoras es relativamente alto, el valor comercializado es también pequeño.

Ahora bien, entre los principales factores asociados al éxito exportador Pyme que la mencionada investigación resalta, tenemos a:

i) Un mayor coeficiente de exportación (exportaciones / ventas totales); 
ii) Una temprana incorporación de la actividad exportadoras a la estrategia de negocios;
iii) Participación de trabajadores en mejora y desarrollo de productos y procesos;
iv) Mayor conocimiento de los mercados de destino;
v) Cartera diversificada de clientes, entre otros.

Fuente: Estudios Económicos de ComexPerú/ Revista Negocios

Artículos Relacionados

comments

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion