¿Qué hacer si te venden un producto comestible en mal estado?

Los abogados especialistas en protección al consumidor, dicen que si una persona que encuentra un objeto extraño, ya sea en un plato de comida o en el interior de un producto comestible, tiene varias opciones para presentar su reclamo.

Una de ellas es conversar directamente con el proveedor (el administrador del restaurante o el vendedor del producto), utilizar el libro de reclamaciones que es una obligación tenerla en el negocio; sentar su queja o reclamo ante el Indecopi o incluso realizar una denuncia ante el Ministerio Público.

Señalan que el monto máximo con el que puede ser sancionado el infractor es de 450 UIT. Asimismo, Indecopi puede imponer otras medidas correctivas como ordenar el cambio del producto, la devolución del dinero o incluso el cierre (temporal) del establecimiento infractor.

En cualquier caso, el afectado no debe ignorar esta situación. Su denuncia podría detener estas situaciones.

Ante un mal producto, una respuesta inmediata

También señalan que en los negocios de consumo masivo como son los restaurantes, supermercados, distribuidores de prendas de vestir y electrodomésticos se tiene que elaborar un sistema de trabajo para las situaciones en las cuales sus clientes presenten un reclamo.

Si un cliente reclama por un producto o servicio con fallas, se debe actuar con rapidez, esto significa reponer el producto o hacer un rápido diagnóstico para encontrar el error en el manipuleo.

Si no se hace, el cliente insatisfecho puede tomar dos acciones en simultáneo: plantear una denuncia y viralizar la misma por las redes sociales, ocasionando un perjuicio a la imagen de la empresa.

Un derecho del consumidor

Por su parte el presidente de la Asociación Peruana de Consumidores (Aspec), Crisólogo Cáceres, dice que uno de los principales derechos del consumidor es recibir productos y servicios idóneos. “Es decir, si compra un kilo de papa amarilla, eso es lo que espera recibir en cuanto a peso, características y calidad”.

Por ello, Cáceres afirma que cuando una persona acude a un restaurante, la idoneidad del servicio comprende varios rubros como: insumos aptos para el consumo humano, el precio indicado en la carta, un local que respete las normas sanitarias así como en los mercados, etc. “Si la persona encuentra un elemento extraño en su plato, obviamente se viola ese derecho”.

El especialista recomienda – en dichos casos- revisar el alimento antes de consumirlo, no entregarlo de inmediato, tomarle fotos o grabar la situación, guardar el comprobante de pago como prueba y llenar el libro de reclamaciones.

Vía: elcomercio
Foto: atusalud

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.