¿Qué tipo de emprendedor existe en el Perú?

nuevas-ideas-para-emprendedores

En vista de un crecimiento que viene desde hace varios años, el Perú recientemente se ha encumbrado en el puesto 61 en el ranking de competitividad mundial, publicada por el World Economic Forum. Gran parte de este crecimiento se lo debemos a los emprendedores, grandes gestores de este crecimiento, más que a políticas estatales previamente establecidas. Sin embargo, no todo es color de rosa. Este mismo ranking ubica a nuestro país en el puesto 97 en innovación, 86 en tecnología, 95 en salud y educación, y 86 en entrenamiento y educación superior, de un total de 148 países investigados. ¿Dónde cree que está el error?

Decíamos previamente que el crecimiento viene directamente de los emprendedores, debido a que las políticas de crecimiento integral del Estado han sido prácticamente nulas. De ahí que hayan nacido iniciativas emprendedoras tradicionales, enfocadas en exceso, en el sector servicios. Abrir un restaurante, una lavandería, una ferretería o una tienda de venta de ropas o electrodomésticos, suelen ser las alternativas más comunes para el emprendedor peruano. Todo tiene una razón. El Estado no ha servido como guía al emprendedor nacional, por lo que únicamente enfoca sus oportunidades a sectores tradicionales como los mencionados.

El problema radica en que muchos países crecen tan igual como nosotros, solo que lo están haciendo a través de la transformación de materias primas, insumos e ideas. La verdadera revolución del conocimiento se les inculca a los futuros emprendedores como algo vital para enfrentar el mundo. Sectores como la biotecnología, la tecnología de la información, la venta en línea, medios virtuales, telecomunicaciones, tecnologías que ayuden al medioambiente, y los aparatos médicos, son muestras de este nuevo mercado de la transformación.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


Por supuesto, que abrir un negocio de este tipo no resulta nada fácil. Requiere de una fuerte preparación y conocimiento del mercado, no solo local, sino también mundial. Echemos un vistazo a Silicon Valley. Un gran grupo de micro y pequeñas empresas asociadas para ofertar productos informáticos a todo el mundo. Utilizan el mismo personal que un pequeño restaurante, solo que esa pequeña cantidad de gente está altamente preparada para la sociedad del conocimiento.

Es a partir de este recuento, que nos queda claro que existen dos tipos de emprendedores: el tradicional y el transformacional. ¿Cómo podemos llegar a ese segundo nivel? El Estado debe fomentar la competitividad alentando los clústeres de pequeñas empresas, para no dejarlos fuera del ámbito de los TLC. Fomentar la educación de alto nivel para los emprendedores, también resulta vital. ¿Y usted qué clase emprendedor pretende ser?

Vía: “Portafolio económico”

Artículos Relacionados

comments