¿Sabías que el fideicomiso te ayuda a comprar una vivienda?

¿Sabías que un fideicomiso asegura que el dinero entregado a la inmobiliaria será destinado a la construcción de la vivienda?

El fideicomiso es una figura jurídica, en la que el fideicomitente (persona o empresa) transfiere un bien de su propiedad a un fiduciario (entidad que administrará el activo), con el objeto de beneficiar a un fideicomisario. Estos contratos son usados principalmente por las empresas, pero también por personas naturales.

¿Y por qué es importante la figura del fiduciario en la compra de una vivienda?

Primero, hay que recordar que todo fideicomiso genera un patrimonio autónomo que carece de propietario y no responde por las responsabilidades de ninguna persona natural o jurídica.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




En consecuencia, el bien objeto del fideicomiso es inembargable y está afecto a un fin específico, por ejemplo, el desarrollo de un proyecto inmobiliario.

El fideicomiso protege al comprador

Tomando en cuenta estas nociones, hay tres escenarios en los que el fideicomiso protege al comprador de un inmueble.

1. De la quiebra

¿Qué pasa si la inmobiliaria atraviesa una mala racha en sus ventas y quiebra? Los acreedores podrían embargar cualquier propiedad de la empresa. Solamente hay que imaginarse que luego de comprar el departamento anticipadamente, embargan la cuenta del constructor y el terreno en donde lo construirán. Se pierde el diner0.

2. De la estafa

¿Y si el constructor es un estafador que vende a varias personas distintas el mismo inmueble, los cobra y luego desaparece como por arte de magia? Aquí entonces, ¿cuál es el contrato válido? ¿quién devuelve el dinero a las personas que no son reconocidas como las propietarias?

Si existe un fideicomiso, eso no puede suceder porque todo el dinero deben ir a una cuenta de titularidad del fiduciario, quien es el administrador del bien (más no el propietario). Sin duda que se debe tener presente esta situación para evitar las estafas inmobiliarias.

3. Del uso indebido

Tomemos el caso de un constructor desesperado y optimista. Se le compra la vivienda, pero destina el dinero recibido a otro fin, por ejemplo, la cochera de un proyecto cercano que también es de su propiedad.

Hay que ver el caso que el negocio va mal y la empresa quiebra. Entonces, no puede construir los inmuebles ya vendidos. Eso no sucedería si interviene un fiduciario, quien tiene la responsabilidad de asegurarse que el dinero sea destinado al fin para el cual fue constituido el fideicomiso.

Vía: elcomercio.pe
Foto: peru21.pe

comments

Autor entrada: Equipo Pymex S

Deja un comentario