Sobre Crecimiento y Desigualdad: ¿Vamos por el buen Camino?

Hace unos días, el 08 de febrero de 2012 para ser más preciso, leí en un diario local que las brechas entre niños pobres y ricos en el Perú se había incrementado de acuerdo a un estudio realizado por Grupo de Análisis para el Desarrollo (Grade) y el Instituto de Investigación Nutricional (INN) denominado “Niños del Milenio”.

Las conclusiones de la investigación, aplicada a 2.800 niños en 20 localidades del país, indicaron que si bien la pobreza en general va disminuyendo, las diferencias en el acceso a servicios básicos, logros educativos, salud y trabajo infantil son cada vez más grandes, principalmente entre los niños de zonas urbanas y rurales.

Recuerdo que luego de leer este artículo algunos amigos comentaron que ésta era una prueba más de lo mal que iba el modelo económico y de lo injusto que era para con lo más pobres.

Sin embargo, este comportamiento, por más paradójico que suene no es nada inusual cuando un país se desarrolla. Ya hace muchos años el economista ruso Simon Kuznets (Nobel de economía en 1971) había formulado la famosa relación conocida como “LA CURVA DE KUZNETS” en la cual se formula que a medida que un país se desarrolla, existe un ciclo natural que lleva a un incremento de la desigualdad a medida que la fuerza de los mercados llevan al crecimiento y luego de un punto de inflexión (un cierto nivel de ingreso promedio) estas mismas fuerzas llevan a que el crecimiento económico reduzca la desigualdad tal como se muestra en el gráfico siguiente.

La idea detrás de la curca de Kuznets es que al inicio las oportunidades de inversión y desarrollo no se encuentran repartidas de manera proporcional sino que son ciertos sectores los que incrementan sus inversiones y demandan mayor mano de obra.  Sin embargo, dado que un país en desarrollo cuenta con mucha mano de obra desempleada o ganando muy poco (principalmente en la zona rural), la incorporación de esta mano de obra no se genera de manera inmediata.

La curva de Kuznets supone que el capitalismo produce una significativa brecha rural-urbana, pero la desigualdad se espera que disminuya dado un cierto nivel de ingreso promedio que se alcanza cuando mayor es el proceso de crecimiento y más sólida es la  democratización del Estado de bienestar.  De esta manera, se permite el traspaso de los beneficios de un rápido crecimiento. Esta era la creencia de Kuznets, que explica que la desigualdad se siga una forma  de  “U” invertida. 

Es por este motivo que debemos entender que la noticia sobre la diferencia entre los niños ricos y pobres no es buena por sí misma, sí implica que hay una sector de la población que se encuentra mejorando y cuyo bienestar está creciendo.  Anteriormente, las brechas eran menores porque la sección más rica del país estaba estancada, pero ahora se ve que éste está creciendo fruto del desarrollo de los últimos años.

¿Esto significa que el capitalismo sólo beneficia a los más ricos? La respuesta es un rotundo NO.  El tema que se encuentra ahora sobre el tapete es que los últimos años han beneficiado a sectores como la construcción y la agricultura (muy intensiva en mano de obra no especializada), pero también se han desarrollado otros sectores industriales que requieren de trabajadores más especializados.  Esto quiere decir que la generación de trabajo poco a poco está incorporando y mejorando los niveles de vida de la población peruana, lo que explica que la pobreza se ha reducido en los últimos años.Lo importante ahora es empezar a utilizar los mecanismos democráticos para hacer que ese punto de inflexión del que hablaba Kuznets se alcance lo más pronto posible, es decir, que la población más pobre se empiece a beneficiar con mayor fuerza de este proceso de crecimiento.

Este proceso es análogo al uso de vacunas.  Consideremos que la enfermedad es la pobreza y que la vacuna para evitarla se llama crecimiento.  Como muchos de los lectores sabrán, el uso de una vacuna normalmente genera ciertos malestares en el receptor de la misma ya que se está inoculando una dosis pequeña de la enfermedad con el fin de desarrollar los anticuerpos necesarios para su combate.  Pues algo similar ocurre aquí, el Perú está creciendo pero este proceso está haciendo que algunos síntomas como la generación de mayor desigualdad se noten al inicio, pero una vez que se empiece a superar esto se podrá apreciar un mejor país para todos los peruanos, aunque esto no ocurra de la noche a la mañana.

Recordemos que no siempre las mejores medidas son las que pintan como más populares, pero tenemos la responsabilidad de hacer un país mejor para todos aunque el proceso inicial sea más costoso para unos que para otros.

Muchas gracias por su atención y si desean brindar comentarios o preguntas adicionales sobre este tema pueden hacerlo en mi cuenta de twitter (@iarbuluv) o dejando sus comentarios el mismo blog.  Estaré encantado de leerlos.

{fcomments}

Deja un comentario