Un Video nos recuerda como fue la crisis de los 80s en Perú y como nos levantamos

peru-potencia-en-latinoamerica

Nuestro país podría convertirse en una potencia regional, pero se necesita un avance sostenido y de impacto social .

Perú, uno de los países más diversos y ricos en recursos naturales del mundo lográndose ubicar durante la última década, en el podium de los países latinoamericanos que más han crecido y más han reducido la pobreza.

Nuestro país está ubicado en el puesto diecinueve en extensión geográfica, superando a más de 170 países, y cuyo territorio está dotado de importantes riquezas que lo colocan entre los países mineros más importantes del mundo; y además, es uno de los tres principales países pesqueros, integrando además la lista de las diez naciones más biodiversas, al contar con 23 de los 28 climas del mundo y 84 de los 104 microclimas.

A ello se agrega que el Perú es el cuarto país con mayor extensión de riqueza natural, así como con destacados atractivos naturales y culturales, todo lo cual constituye un privilegiado activo. Y, aunque sigue siendo un país pobre, son ya muchos los que prevén que si su economía mantiene el crecimiento de la última década, el Perú se convertirá en poco tiempo en toda una potencia.

Pero, ¿cómo ha logrado Perú semejante evolución?  En la década de los 80 el país andino atravesó una dura crisis que se tradujo en un completo colapso económico y social, lo que obligo a sus gobernantes a adaptar usos y políticas más eficientes y responsables. Veamos el proceso.

Te puede interesar: Proyecciones para la economía peruana 2016

Evolución económica y reducción de la pobreza

Perú ha registrado en la última década la segunda mayor tasa de crecimiento en toda América Latina. En este mismo período, su PBI se ha duplicado, la inversión ha pasado del 13% del PBI a más del 20%, y el índice de pobreza se ha reducido del 50% del año 2000 al 21,8% en el 2015. De tal modo que la reducción de la pobreza es resultado de la articulación de las políticas económica y social, con la participación de todos los sectores.

Y gracias a la responsabilidad en el uso del dinero público, logros de los ex presidentes, Ollanta Humala, de Alejandro Toledo y Alan García,  la deuda pública se ha reducido a menos de la mitad desde el año 200 y hoy se supone poco más del 20% del PBI, por lo que se dice que el Perú se está transformando, y hoy día se convierte en modelo de desarrollo en América Latina.

Algunas cifras: en este quinquenio, mientras la pobreza de América Latina se ubicó en 29.2%, en el Perú se redujo a 21.8%; y en el caso de la pobreza extrema, que en promedio de América Latina es 12.4%, el Perú bajó a 4.1%.

Peru

En el Primer Mundo

Ser un país del primer mundo no significa ser como ellos, sino vivir en una sociedad en la que el bienestar se retroalimenta y llega a la mayoría.  Por eso que el Perú debería alcanzar un modelo propio, y debería tomar como referencia lo que han hecho países con una estructura productiva parecida a la peruana, como Australia o Noruega, que son países primarios exportadores, pero donde el bienestar sí está distribuido en toda su población.

También esta claro que con disciplina fiscal que se tiene no es suficiente. Subir puntos porcentuales y mejorar indicadores no deberían ser el objetivo de la economía sino el bienestar social, y la deuda pendiente del país es conectar lo económico con lo social. Para eso se necesita un liderazgo político, que tenga metas y un equipo listo para aplicarlas, y que estas metas no sean solo macroeconómicas.

Entonces, si se busca ser reconocido como un país desarrollado, una de las principales metas es llegar a ser miembro de la Organización para la Cooperación Económica y Desarrollo (OCDE). El único sudamericano en este selecto club de 34 miembros es Chile desde el 2010, pero Colombia y Brasil serán próximamente admitidos.

Y es que pertenecer a la OCDE no solo es una garantía para atraer inversiones sino que en su interior se alientan las reformas a partir de compartir experiencias con los países que ya encontraron la solución a los mismos problemas.

Tecnología e innovación

Y en este camino hacia el desarrollo, la innovación y la aplicación de la tecnología podrían ser las respuestas para acortar distancias y estar menos rezagados en el Primer Mundo. Hoy se sabe que es indispensable sumar tecnología y atraer talento para ir modificando la estructura productiva del país. Además, el Estado dispone de fondos para financiar diversos proyectos, y en ellos participan conjuntamente universidades y empresas que aportan también capital para estos fines.

Por eso que a largo plazo el Perú necesitará una economía más balanceada en diversos sectores, para que el país se integre al mundo, no solo como productor de materias primas sino como parte de cadenas de valor multinacionales.

Entonces es posible ser un país desarrollado y potencia regional, pero hay que actuar sobre instituciones; con orden y reglas de juego en las que todos los protagonistas del cambio tengan confianza. Por lo pronto, el Presidente Pedro Pablo Kuczynski, tiene entre sus objetivos continuar con la agenda del impulso a la competitividad y la apertura comercial.

Así, por ejemplo, ha prometido reducir al 10% el impuesto para beneficios de las Pymes, combatir la burocracia eliminando tajantemente las regulaciones innecesarios y apostar por consolidar el proyecto de integración de la Alianza del Pacífico.

Entones, si el nuevo gobierno cumple estos objetivos, el Perú logrará emular el desarrollo de los dragones asiáticos y transformarse en una importante potencia. El tiempo es quién dará la razón.

Vía: VisualPolitik

Lee también: CURSOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados