¿Tienes un mal día? Estas son las cosas que debes recordar

tener-mal-dia

Hay momentos en que sentimos que todo sale mal y por más que lo intentemos las cosas se vuelven insostenibles, sea en casa o en el trabajo hay situaciones frustrantes y se vuelven los desencadenantes de tener un mal día.  Y aunque estas situaciones muchas veces son inevitables, hay que tener cuidado en cómo se afrontan, ya que el malestar intenso podría repercutir en el comportamiento y trato con los demás, trayendo situaciones que pueden generar mayores líos en el entorno social, laboral y familiar.

Pero ¿Hay alguna estrategia para sobrellevar un mal día? Quizás en esos difíciles momentos deberías recordar que incluso los días más duros tienes apreciables lecciones,  analiza estas 20 cosas:

  1. Nadie le prometió tener una vida perfecta

Los días traen nuevas experiencias que otorgan diferentes emociones, en eso consiste la vida en experimentar y en aprender de las lecciones para ser una mejor persona cada día. Muchas veces tener expectativas concretas de la vida te puede traer decepciones constantes, ya que acondicionas tu felicidad a estas ilusiones.

  1. El éxito no se logra de la noche a la mañana

El mal día se debe en muchas ocasiones a la frustración, en este momento hay que recordar que el éxito no viene de la noche a la mañana, las cosas que valen la pena requieren de tiempo y constancia. Cuando te sientas frustrado recuerda este objetivo e incrementarás tus ganas y esfuerzo por lograrlo.

  1. De cada caída se aprende

Cada situación difícil trae lecciones importantes para la vida, o puedes decir que después de un mal momento ¿Volviste a ser el mismo?, más bien te sirvió para aprender y valorar muchas cosas. Después de la tormenta rescata lo bueno y llévalo a tu vida, te servirá para crecer como persona.

Las lecciones otorgan cambios positivos para no volver a pasar lo mismo en el futuro, o visión para enfrentar el problema de otro modo si es que vuelve a suceder.

  1. Está bien llorar a veces

Dejar que los sentimientos se acumulen y no liberarlos puede generar mayor problema, toma en cuenta que llorar no es un signo de debilidad, sino una forma de liberarse de sentimientos de malestar.

  1. No olvides sonreír

Recordar que una pizca de buen humor puede cambiar tu mal día, las situaciones negativas no pueden evitarse, pero una sonrisa puede ayudar a evitar el estrés y a controlar los impulsos de ira. De un mal rato puede desencadenarse un problema más grande, el mal humor es el causante de peleas y malos entendidos, sino te controlas podrías generar líos enormes de los cuales te sentirás mal en el futuro.

  1. Confiar en Dios

Si crees en Dios no dudes en orar primero y confiarte a él, las cosas pasan por algo y ofrecen grandes lecciones para crecer a lo largo de la vida.

  1. El dolor es parte de crecer

Si unas puertas se cierras otras se abren, hay que dejar ir ciertas cosas para avanzar en el camino, lo que es bueno para salir de situaciones que no ayudan a salir adelante.  Cuando tengas un mal día recuerda que lo bueno siempre se hace esperar y que todo tiene su propósito en la vida, son claves la paciencia y el positivismo.

  1. Todo es temporal en la vida

Recuerda cada mañana que nada dura para siempre, así como ahora vives una situación difícil más tarde estarás riendo. Por eso vive cada experiencia al máximo, recuerda que no será por siempre y cuando tengas que lidiar con un mal día, recuerda también que se irá pronto.

  1. Quejarse no cambia nada

Los que más se quejan son los que menos logran sus objetivos en la vida, quejarse de todo no soluciona un mal día, al contrario lo empeora y aumenta los sentimientos de frustración. Hay que intentar avanzar, puede que logres el éxito o un rotundo fracaso, pero al menos lo intentaste y no te quedaste con la duda.

Que los problemas del pasado no oscurezcan tu presente, más bien que las lecciones aprendidas sirvan para no volver a fallar.

        10.Las cicatrices demuestran tu fuerza y valor

Las cicatrices de la vida no deben avergonzarte, al contrario ellas son las marcas de tu valentía y valor, las superaste y ahora están cerradas, te han servido para aprender una lección y ser más fuerte.

11.Piensa en todas las cosas que tienes

Cuando seas parte de una situación difícil no te enfoques en el problema, piensa en las pequeñas cosas que te hacen feliz y que realmente importan en tu vida: tu familia, amigos, el que puedas oír o ver. Hay tantas cosas por las que ser agradecido y te hacen feliz.

           12.Piensa en el presente

No malogres tu presente pensando en los problemas del pasado o preocupándote por el futuro. Cada momento es único y especial, vive el ahora y no te estreses por situaciones que aún no sabes cómo serán.

            13.Eres suficiente

La mente juega un papel importante a la hora de trazar objetivos, formar creencias de antemano como “no soy lo suficientemente bueno” “lo suficientemente inteligente” o “lo suficientemente espiritual” te limitan. Date una oportunidad y confía en tus habilidades, esto te ayudará a superar un mal día.

 

        14.No vivir pendiente de lo que dicen los demás

Independientemente de lo que los demás digan, haz lo que realmente te hace feliz. Hay personas que viven pendiente de lo que dicen otros, llegando al punto de querer complacer a los demás, sin encontrar la verdadera felicidad.

         15.No tienes que saberlo todo

La vida es un aprendizaje constante, mientras más sepas más dudas aparecerán, toma en cuenta que no tienes que saber todas las respuestas.

16.No perder de vista lo que realmente interesa

Cuando se tiene un mal día uno empieza a quejarse de todo, y hasta los pequeños problemas toman gran importancia. Crees que perderás tu día ¿Por qué se rompió un artefacto? ¿O por tener un malentendido con un amigo? En vez de quejarte enfócate en solucionar estos problemas de la mejor manera.

Vía: padreray.com, lifehack.org y yogaesmas.com

Foto: programavideojuegos

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.