Venta de meteoritos: un floreciente pero arriesgado mercado

caida-de-meteorito

En este mundo, todo tiene un precio. Hasta los meteoritos. Estos curiosos objetos provenientes de diferentes partes del espacio han dejado de ser materia exclusiva para los astrónomos para convertirse en llamativas piezas de colección.

Hoy en día, incluso, hay en un mercado ya constituido en cuanto a venta de meteoritos, a la par, de un “mercado negro”, repleto de verdaderas piedras extraterrestres y muchos timos.

¿Cuánto vale, cuánto cuesta?

La prestigiosa casa Christie’s, una de las más importantes del mercado del arte, ha anunciado que pondrá en venta más de 76 meteoritos, provenientes de la gélida ciudad de Cheliabinsk, lugar donde se produjo una impresionante colisión de un meteorito sobre su atmósfera en el 2013, produciendo que muchas de estas esquirlas terminaran impactando construcciones, automóviles e, incluso, casas.

Lee también: Negocios raros que se han convertido en millonarios

Todas estas piedras ya han sido verificadas por los especialistas como verdaderas, por lo que no hay motivo de especulaciones en la venta que tiene prevista Christie’s.

Los precios estimados para cada una de estas rocas oscilan entre los 355 dólares y, léalo bien, 1’100.000 dólares. Nada despreciable para una roca. Pero no se trata de rocas cualesquiera. Hablamos de objetos que han atravesado el espacio planetario entero para estar entre nosotros.

¿Por qué tanta diferencia de valor?

Muchos podrían pensar que el tamaño marca la diferencia. La verdad es que de los escombros dejados por la colisión de Cheliabinsk, Rusia, las piedras que quedaron son de tamaño nada impresionante. Aún así, es lógico pensar que las piedras más grandes tengan un mayor valor de mercado, y de hecho es así. Pero hay otros aspectos como la forma, la historia y el valor científico del objeto que pueden modificar dramáticamente su precio.

Por ejemplo, las piedras que caen en forma perpendicular a suelo terrestre suelen tener menor valor. Esto sucede porque la mayoría de rocas del espacio tienden a realizar este movimiento de caída, lo que origina que la piedra tenga el aspecto de cualquier roca común terrestre. No ocurre así con las que caen en 90 grados, los cuales muestran una curvatura muy particular en uno de sus lados, así como un color oscuro y brillante sobre su superficie.

Pero, las que son más valoradas son, sin duda, las que caen en parábola, ya que su forma llega a emular a la de un meteoro. Otros puntos como los materiales que lo componen o la historia detrás de su caída (algunos que destrozan un auto o una casa suelen alcanzar mayor valor) también son determinantes para establecer el precio final.

¿Y los fraudes?

Hasta comienzos de 1990, los meteoritos eran considerados como objetos de estudio y no como piezas de colección. Pero, su auge comenzó con la caída del sector del arte. Las piedras provenientes de otros mundos comenzaron a adquirir valor. Y como toda industria floreciente, se llenó de timadores, estafadores y bribonzuelos.

Hoy en día, los cazameteoritos suelen tener más éxito en la recolección de estas piedras que la propia NASA. Y cuando no tienen esa fortuna, algunos de estos sujetos se las ingenian para hacer pasar una roca común como un meteorito verdadero. Lamentablemente, este mercado aún es incipiente, por lo que no existen la suficiente cantidad de peritos alrededor del mundo como para dar fe del verdadero origen de estas piedras.

Vía: fayerwayer.com / gestion.pe
Foto: youtube.com

Artículos Relacionados