El secreto para ganar más y gastar menos

ahorrar-empresa

El poder capturar, transportar y entregar pedidos sin cometer errores y con mayor velocidad no sólo es una cualidad de buen servicio, sino una ventaja competitiva capaz de generar hasta el doble de beneficios en tu empresa.

Pero muchas empresas no considera a su cadena de suministro como un activo estratégico. Reducir costos, ser flexibles e innovar, son las tres claves que diferencian a las compañías líderes de las demás.

Reducir costos

Tener un sistema simple de captura de pedidos, una base de clientes computarizada y un calendario son tres elementos básicos, económicos y fáciles de implementar que pueden hacer la diferencia entre ofrecer un mal servicio o uno excelente.

Un calendario que indique la caducidad de los productos vendidos, la fecha de renovación de un servicio o contrato y los días de entrega de una orden sirve para que las empresas puedan anticiparse a las solicitudes de sus clientes, en lugar de cederles esta responsabilidad. Tomar la iniciativa no sólo mejora el nivel de servicio, sino que incrementa las posibilidades de renovar o vender más. Y para lograrlo, sólo hace falta un calendario.

Capturar pedidos puede ser incómodo para el cliente y costoso para las empresas. Contar con una línea de atención telefónica y recursos humanos limita el número de pedidos simultáneos que se pueden atender a los operarios telefónicos contratados.

Por su parte, los programas y apps  gratuitos de bases de datos de clientes o customer relationship management (CRM) abundan en internet, mientras que paquetes como Office, de Microsoft, cuentan con aplicaciones ad hoc, como Access. Estas aplicaciones evitan la pérdida de fichas de clientes, agilizan el acceso a la información de cada uno y pueden almacenar más detalles vinculados con sus hábitos de consumo.

Flexibilidad

Si un fabricante de bebidas o alimentos enlatados ofrece diferentes tamaños de envases, puede captar la atención de un abanico más amplio de clientes al incluir tanto a consumidores individuales como a restaurantes. Si una mueblería ofrece tanto productos de línea como hechos a la medida, también podrá cobrar un precio más elevado por servicios personalizados.

La terciarización o outsourcing es otro elemento clave de la flexibilidad. La tendencia demuestra que la mayoría de las empresas exitosas prefieren externalizar la producción o la logística, antes de áreas estratégicas, como la planificación de operaciones, legal o el desarrollo de nuevos productos y servicios, que suelen mantener centralizadas.

Ya no es necesario contar con una flota de transporte propio para llevar los productos a los clientes, pues el costo de camiones, operarios, mantenimiento y tránsito, sobre todo cuando el transporte viaja vacío, puede superar la terciarización de esa área a una empresa especializada en logística, cuyo transporte siempre viaje lleno.

Innovar

Adaptar la tecnología disponible a los procesos de negocio los agiliza. Más de la mitad de empresas en sectores como alimentación y bebidas, cadenas minoristas  y empresas farmacéuticas planean invertir para mejorar la tecnología de sus cadenas de suministro.

Hacer más con menos también implicará novedades de responsabilidad empresarial, como reducir las emisiones de gases contaminantes y residuos.

Fuente: Alto Nivel


Artículos Relacionados


Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion