El valor de contar con un vehículo propio en tu negocio

flota-de-autos

Motocicletas, automóviles, camionetas, camiones… tan útiles y a la vez tan costosos para todo negocio. Ya sea que hayas creado una empresa de bienes o de servicios, en alguna ocasión te picará el bichito de comprar un vehículo para tu empresa. ¿Es realmente necesario?

Pues si tu empresa no depende de la movilidad propia, la mejor opción es rentar uno o varios vehículos por temporada. Aunque en la mayoría de los casos, sí recomendaríamos adquirir un vehículo propio por las siguientes razones:

  1. Disminución de costos

Sin importar el tamaño de tu empresa, es probable que tú necesites una movilidad para trasladar equipos o bienes y mercancías, e incluso, para que tu personal de ventas puede trasladarse hacia los puntos de ubicación de los clientes. Sin importar el caso, tener un vehículo propio será mejor para las finanzas que recurrir a servicios de taxis o de empresas de alquiler de vehículos.

  1. Satisfacción de los clientes

Seamos francos. En los tiempos que corren, los clientes no solo esperan tener un buen producto entre manos o recibir un servicio eficiente. También buscan rapidez. Para ellos las típicas excusas de “nuestro taxi se demoró más de la cuenta” o “el tránsito en la ciudad está terrible” no son suficientes. El tiempo es dinero, reza una vieja frase. Si sabes optimizar tu tiempo en cuanto a entregas o en la realización de tus trabajos, habrás sacado ventaja a la competencia.

  1. Generación de un activo

Veamos bien este punto. En algunos casos, tener un vehículo puede significar un pasivo, pero en otros, un activo. En el caso de las empresas, el contar con un vehículo es definitivamente un activo. ¿Por qué? Si bien los vehículos pierden valor con el tiempo, a nivel de negocios uno no se ve obligado a cambiar de motocicleta, auto, camioneta o camión cada 4 años por influencia de la moda, como si ocurriría si el vehículo fuera para uso personal. Además, si uno lo compra a nombre de la empresa, puede favorecerse a través de las deducciones fiscales que la normatividad promueva.

  1. Menor precio

Al tener tu empresa su propio vehículo o flotilla, podrás reducir costos y, por ende, disminuir el precio final a tus clientes. Normalmente, cuando recurrimos a un taxi o a un proveedor externo, aumentamos el costo de dichos servicios a nuestra cotización final. Sin embargo, al tener tu propio vehículo generarás más rentabilidad directa a favor de tu negocio.

  1. Posicionamiento de marca

Piénsalo, ¿te imaginas que tu marca esté en los ojos de todo el mundo gastando lo mínimo? Pues si rotulas tu vehículo con el nombre de tu marca, una imagen o un lema alusivo, lograrás que miles de personas conozcan tu empresa sin la necesidad de invertir grandes sumas de dinero en publicidad por los medios tradicionales.

Vía: pymesyautonomos.com / entrepreneur.com
Foto: megagas.mx

Lee también: CURSOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados

comments