10 consejos para hacer funcionar un negocio desde su casa

Trabajador independiente

Basar su negocio en su casa tiene una serie de ventajas pero al mismo tiempo es sumamente retador y exigente hacerlo. No es fácil, pero se puede hacer. Aquí les dejamos una lista de 15 recomendaciones.

1. Antes de abrir un negocio en su casa, evalúe si usted tiene los requisitos necesarios para ese tipo de emprendimiento. Abrir una empresa en la casa requiere disciplina, planificación, iniciativa, independencia profesional, persistencia y disposición.

2. Al momento de escoger el sitio de su casa, para instalar la oficina, prefiera uno que esté lo más separado del agite de la casa, de preferencia con entrada independiente.

3. Si usted tiene empleados, se convierte en algo clave tener una entrada independiente para estos. Esta es la manera más adecuada para preservar la privacidad y la seguridad de la familia.

4. Concentre sus actividades en un espacio único. Prepare esa habitación, cuarto o garaje para ser la sede del negocio, usando los mismos muebles y equipos que se adoptaría en una oficina normal.

5. Atienda el teléfono de manera profesional. Parece obvio, pero el hecho de estar en casa  hace que algunos emprendedores respondan con un simple “aló” en vez de usar el nombre de la empresa.

6. No mezcle las cuentas personales con la de la empresa. Controle las finanzas (suya y de la empresa) con rigor.

7. Establezca horarios de trabajo en su oficina y trate de cumplirlos. Para eso use como base los horarios en que sus clientes y proveedores trabajan y no el de sus preferencias personales.

8. Cumpla los plazos y compromisos con el cliente. El hecho de que su empresa esté en un garaje significa que usted no va ser puntual, tener buen precio y calidad.

9. Cuide de la apariencia. Vístase todos los días como si fuera para la oficina o como si tuviera una cita con un inversor. La apariencia contribuye en transmitir una imagen de seriedad y profesionalismo a clientes, proveedores y empleados.

10. Haga pausas cortas para algunas actividades relajantes, como regar las plantas o leer el diario. Pero, no estire mucho esos intervalos a riesgo de interferir con la productividad.

Fuente: Crisis, negocios y dinero

{fcomment}

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion