4 opciones para formar una alianza con otras Pymes

alianzas estrategicas

Las alianzas con otras empresas son una gran opción para llegar a nuevos clientes. Sin embargo, es algo que requiere más cuidado del que habitualmente se le presta.

Y es que las uniones entre empresas permiten acceder a ventajas en la reducción de costes, la internacionalización o la realización de grandes proyectos. La mayoría de las opciones implican la creación de una nueva entidad jurídica.

En la mayoría de los casos, estas operaciones implican la creación de una sociedad con entidad jurídica propia, por lo que suponen un proceso complejo que hay que estudiar detenidamente. En función de cuál sea el aspecto que se pretende potenciar, hay que seleccionar la opción más adecuada:

1. Central de compras

Se trata de una de las alternativas más habituales, pues permite a las Pymes hacer frente a los problemas que tienen con los proveedores debido al volumen de sus pedidos. Gracias a la centralización de los pedidos de las empersas, estas entidades obtienen mejores precios en la compra de materiales, productos y servicios. Además, también suelen realizar campañas promocionales y proporcionan información sobre el mercado y consejos de gestión.

Lee también: Beneficios de una alianza estratégica

2. Unión Temporal de Empresas (UTE)

Esta opción se utiliza sobre todo para participar en proyectos públicos o privados de gran envergadura. En la mayoría de los casos, como la construcción de una carretera, sirve para que las empresas compartan unos costes -de maquinaria, recursos humanos o materiales- que son demasiado elevados para cada una de ellas de forma individual. Cuando los proyectos son multidisciplinares, esta alianza sirve para que cada firma aporte su saber hacer en una especialidad concreta.

3. Agrupación de Interés Económico (AIE)

Estas sociedades son creadas por varias empresas con el objetivo de que desarrollen una actividad económica auxiliar. Normalmente se trata de servicios que también se pueden externalizar, como la implementación de los sistemas informáticos o la logística de apoyo a las ventas. La gran ventaja que ofrecen es la flexibilidad, puesto que no precisan de un patrimonio mínimo ni es obligatorio que todos los miembros realicen una aportación de capital. Esto permite que las firmas más pequeñas puedan participar, por ejemplo, ofreciendo servicios.

4. Convenio de exportación

Esta fórmula permite reducir buena parte de los gastos de la internacionalización. Normalmente, los convenios de exportación se ocupan de negociar y gestionar las ventas, pero en ocasiones también realizan actividades promocionales o se encargan del servicio postventa. Además, ayudan a transmitir una imagen de profesionalidad ante los clientes potenciales.

Vía: Expansion
Foto:goglobal-consulting.com

Lee también: CURSOS DE DESARROLLO EMPRESARIAL

Artículos Relacionados

comments