Ajedrez y negocios, empleando las mismas técnicas

La responsabilidad de diseñar la estrategia de una empresa recae sobre los directores generales o ejecutivos. Planificar presupuestos y acciones de cada área de la compañía, anticipar los movimientos de la competencia, determinar cuándo atacar el mercado y cuándo ser cautos son algunas de las decisiones que aplican los líderes empresariales en su vida cotidiana dentro de las empresas.

Los campeones ajedrecistas y directores generales de empresas coinciden que el cerrar un trato, al igual que un jaque mate, es la fase más importante. Y aunque la rutina de un jugador de ajedrez profesional pudiera parecer totalmente distinta a la de un CEO, puede que ambas tengan mucho más en común de lo que se piensa.

No pocos ejecutivos exitosos son también excelentes jugadores en el tablero; y no pocos ajedrecistas han dejado de lado las enseñanzas del juego para la vida cotidiana.

Gary Kasparov, el legendario campeón mundial de ajedrez, llegó a afirmar que ese juego es un campo de batalla en donde el objetivo no es otro que conquistar al oponente. “Esto es lo que significa ser un jugador de ajedrez y no puedo imaginar que sea muy distinto en el caso de los CEO”, declaró en una entrevista al Harvard Business Review.

Varios libros han sido escritos, tanto por campeones -como Kasparov-, como por altos ejecutivos, en donde se compara al juego de mesa con la vida real. Entre ellos: Jaque Mate, escrito por el ocho veces campeón de España, Miguel Illescas; How Life Imitates Chess: Making the Right Moves, from the Board to the Boardroom, del legendario Kasparov; o Three Moves Ahead: What Chess Can Teach You About Business, de Bob Rice, ex director del club de ajedrez de Wall Street.

Las estrategas dentro y fuera del tablero

Peter Thiel es un egresado de la Universidad de Stanford que, además de ser un exitoso jugador de ajedrez, logró amasar una fortuna de miles de millones de dólares (mdd) gracias a negocios financieros como Pay Pal, del que es cofundador.

Thiel asegura que su éxito como empresario se debe en buena medida a su comprensión del ajedrez. Para este hombre de negocios, evaluar equipos de trabajo en los que cada persona tiene un valor distinto, al igual que en el caso de las piezas de este juego, es la clave para que el área de RRHH esté balanceada y la empresa tenga éxito. 

Asimismo, el empresario asegura que en un negocio, al igual que en una partida de ajedrez, deben tenerse presentes tres fases temporales diferentes, el inicio, el durante y, sobre todo, el final. Al igual que los últimos movimientos conducen al jaque mate, Thiel considera que cerrar un negocio es la fase más importante de un trato, según ha declarado a periodistas de Business Insider.

Jugadores y ejecutivos exitosos

Esa publicación norteamericana señala a algunos de los mejores jugadores del ranking mundial de ajedrez que, además, desempeñan un papel importante en el mundo empresarial.

Ken Rogoff es un prestigioso profesor de Política Pública en la Universidad de Harvard y un experto en ajedrez desde la infancia. Rogoff dejó temporalmente el bachillerato para dedicarse a competir como jugador en todo el mundo. Además, ha sido miembro destacado del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del equipo directivo en la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos.

Alan Trefler, CEO de Pegasystems, una de las 10 empresas con mayor crecimiento en 2010 según Forbes, asegura que como en el tablero de ajedrez, un ejecutivo debe ser capaz de dar un paso atrás, mirar la situación en contexto y asegurarse que no hay una contraestrategia que pueda perjudicar la marcha del negocio.

Boaz Weinstein, director general de Saba Capital, es un exitoso ejecutivo que ha aprendido a manejar el riesgo y a tomar decisiones con base en su experiencia como ajedrecista. Weinstein se encuentra entre los mejores 2,200 jugadores del mundo.

Danielle Rice, consultora senior en IBM y una de las mejoras jugadoras de ajedrez del mundo, asegura que el juego le ha enseñado a tener paciencia, a desarrollar un pensamiento analítico y a planificar para obtener resultados en su empresa.

Fuente: Alto Nivel


Artículos Relacionados


Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion