Aprende a transformar tu empresa en una organización inteligente

Creación de una empresa

Peter Senge, director del centro para el Aprendizaje Organizacional del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) está convencido que el desarrollo de las empresas no difiere mucho del de las semillas, pues, al igual que estas, se trata de organismos vivos.

Por eso, el experto sostiene que la gestión del líder debe enfocarse en detectar las condiciones que impiden el crecimiento, tanto de la empresa, como de los individuos que la componen, y eliminarlas.

“Las empresas deben ser organizaciones inteligentes que explotan la capacidad de cada uno de sus miembros para producir resultados extraordinarios. En un entorno de cambios constantes, las habilidades de adaptación de estas organizaciones son sumamente beneficiosas, ya que les permiten expandir su capacidad de creación continuamente”, explicó Senge.

Aquí cinco disciplinas que rigen el funcionamiento de las organizaciones inteligentes entregadas por Peter Senge.

1) Dominio personal: Las organizaciones inteligentes solo crecen a través de individuos que crecen. De ahí que el crecimiento personal de estos, así como su aprendizaje continuo, sea fundamental. En otras palabras, las empresas deben comprometerse con el crecimiento de sus empleados.

2) Modelos mentales: Los modelos mentales son supuestos que están asentados en el subconsciente de los individuos y que con frecuencia se contraponen a las nuevas ideas: innovaciones. Las empresas deben capacitar a sus empleados para que estén abiertos a los cambios y puedan adaptarse a ellos con éxito.

3) Construcción de una visión compartida: En las organizaciones inteligentes existe una identidad y visión común que motivan al personal a aprender y sobresalir.

4) Aprendizaje en equipo: Las organizaciones inteligentes alinean sus acciones y capacidades en una sola dirección. Las empresas no deben forzar a sus empleados a pensar igual, pero sí deben alinearlos de tal manera que todos persigan el mismo objetivo.

5) Pensamiento sistémico: Las organizaciones inteligentes son capaces de ver totalidades e individualidades. Entienden como las partes afectan al todo, así que pueden detectar problemas al instante y solucionarlos. Las empresas deben ser conscientes de que funcionan mediante interrelaciones.

Fuente: Mass

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion