Asociarse es el camino adecuado de crecimiento para las mypes

mypesf_22_08

En el contexto actual, 3,5 millones mypes que hay en el Perú (solo 1.192,301 son formales) son un motor importante para la economía, pues representan el 98% de las empresas. Hay conglomerados como los textileros de Gamarra y los industriales de Villa El Salvador en Lima, así como los fabricantes de calzado en Trujillo.

Hoy en día, el Perú es considerado un país de emprendedores, pero que aún tienen mucho que desarrollarse, que para mejorar su competitividad y tener mayores oportunidades en el mercado debe apostar por la asociatividad.

La viceministra de Mype e Industria, Magali Silva explica que la asociatividad es un mecanismo de cooperación entre empresas muy pequeñas, donde cada una mantiene su autonomía jurídica y gerencial, pero interviene en un esfuerzo conjunto para la búsqueda de un objetivo común, que puede ser el acceso a mercados.

Las mypes mediante la asociatividad, les permite hacer negocios conjuntos, invertir en maquinarias, incrementar su rentabilidad, mejorar su poder de negociación de precios, reducir costos de producción, acceder a tecnologías, obtener financiamiento y aminorar los riesgos del mercado.

Además, se debe tener en cuenta que es una estrategia poderosa para enfrentar los mercados globalizados y la fuerte competencia con otras empresas del país y el exterior. Los propietarios de mypes deben entender que hasta puede llegar a constituirse en una condición básica de supervivencia para sus negocios.

Por ello, si un cliente pide una cantidad de productos que excede su capacidad de producción, tiene dos alternativas: perder el negocio o asociarse con otras mypes para atender el pedido. La opción acertada es la alianza y no perder la oportunidad.

– Un ejemplo de asociatividad es la formación de la Cámara Peruana de Comercio de Lima Norte (CPCLN), instalada en febrero del 2012 y que agrupa a 156 mypes de San Martín de Porres, Los Olivos, Independencia, Comas, Carabayllo, Puente Piedra, Santa Rosa y Ancón.

– La necesidad de capacitarse, estudiar nuevos mercados y promocionar los diferentes productos les empujaron a un grupo de empresarios para asociarse.

– La mayoría de los negocios que se forman en esta zona de la capital son familiares por lo que necesitan asesoría para formalizarse y cumplir con ciertas reglas técnicas para apuntar a mercados más grandes.

Fuente: La República

Artículos Relacionados

comments

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion