Claves para ahorrar en la factura energética de la pyme

Por lo general, en las empresas, la rebaja en el recibo de agua y luz puede llegar hasta el 30% si se hace un uso responsable. Controlar el consumo, evitar malos hábitos e informar adecuadamente a la plantilla logran reducir gastos.

Por eso a continuación veremos algunos puntos claves para tomar en cuenta:

– Evitar malos hábitos. Luces dadas cuando no son necesarias o salas mal iluminadas son costumbres que salen caras, puesto que la mitad del gasto energético de las pymes se dedica a la iluminación de las oficinas.

No querer realizar pequeñas inversiones ni hacer mantenimientos periódicos en las instalaciones también aumentan los gastos. Muchas pymes pueden llegar a ser autosuficientes si optan por energía alternativa y controlan su consumo.

– Control de consumo. Para reducir los gastos en luz, agua sin que perjudique a los empleados se debe saber cómo y dónde la empresa consume la energía. Porque, en ocasiones, el derroche se produce por descuidos.

Es recomendable realizar un estudio lumínico: Este análisis regulará el uso de la iluminación según las necesidades o los horarios mediante detectores de presencia, reguladores o fuentes de luz más eficiente, como LED y lámparas de bajo consumo.

– Comportamiento energético. Pagar menos en la factura energética también incluye saber cómo consumen los usuarios y cuál es su patrón de comportamiento. De nada sirve introducir sistemas que regulen el consumo si los empleados continúan haciendo un mal uso.

El emprendedor deberá informar a la plantilla de la necesidad de ser eficientes y de utilizar la luz de forma racional, y sobre los nuevos sistemas incorporados para hacer un buen uso de la energía.

Fuente: Expansión

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion