Cómo es el método Kaizen japonés para mejorar la productividad de pymes peruanas

Los japoneses, luego de la II Guerra Mundial, consiguieron en 20 años convertir su destruído país en un gigante económico. Todo gracias a que sus empresas aplicaron un antiguo concepto filosófico.

La filosofía del trabajo que tiene la sociedad japonesa es envidiada en todo el mundo. Una nación, que luego de la Segunda Guerra Mundial, supo levantarse, crecer y constituirse en una de las principales potencias económicas y tecnológicas globales. ¿Cómo lo hizo?

Y mucho de ese sorprendente crecimiento y liderazgo, tiene que ver mucho con una metodología de trabajo llamada Kaizen, que tiene el objetivo de mejorar la productividad y la competitividad en cualquier tipo de empresa.

Origen de Kaizen

El Kaizen es un movimiento que nace en Japón como necesidad del país para alcanzar y poder competir con el resto de países occidentales. Kaizen significa “cambio beneficioso” o “mejora”, y proviene de unir los vocablos kai (cambio) y zen ( bueno o beneficioso).  Así que su origen radica en el proceso de reconstrucción que el país nipón tuvo que emprender luego de la Segunda Guerra Mundial.

En sí, el Método Kaizen es un sistema de gestión orientado a la mejora continua de procesos para erradicar las ineficiencias que conforman un sistema de producción. Ahora, en que se vive en un mundo donde la tecnología avanza y donde la competencia se ha trasladado a un escenario global, la necesidad de mejorar la gestión empresarial es clave.

Por eso que el Método Kaizen, lo aplican los japoneses para mejorar sin pausa en sus empresas. Y entre las técnicas que se aplican en gestiones de calidad total, Kaizen sobresale por su simpleza sumado a su efectividad y aplicación tanto en los negocios como en la vida.

Entonces, en el mundo de los negocios, Kaizen implica el desarrollo de una cultura de participación, desde el más humilde trabajador a la más alta gerencia: todos pueden introducir mejoras en las diversas operaciones de la empresa.

Mejoramiento continuo

Adoptar esta cultura en las pymes entonces implica buscar las formas de mejorar continuamente e incluir en el proceso a todos los trabajadores. Este método se focaliza en evitar desperdicios en las fases del proceso productivo por lo que es un reto continuo para mejorar disminuyendo errores, pero ahorrando tiempo.

Eso no significa apresurarse, por el contrario, se trata de dar pequeños pasos en el camino para la perfección y progresar sin dar marcha atrás. Este método se puede aplicar también a la vida personal para fijarse pequeñas metas que se puedan alcanzar en el más corto plazo.

Te puede interesar: La filosofía Kaizen y las 5s

Así que tanto la vida como en los negocios, el Kaizen es una forma de vida. Es decir, nunca acaba y siempre hay maneras de mejorar. Por eso que grandes empresa como Sony, Toyota o Hitachi identifican una falla, la ponen de manifiesto, la aclaran aclararla y la reconocen. Luego elaboran un plan para resolverla, ejecutarla, revisar si funciona y aplicarla. ¿Por qué no hacerlo en el proyecto de emprendimiento empresarial?

Kaizen gaucho

Por lo pronto, Argentina es el único país sudamericano que viene implementando el Método Kaizen en sus pequeñas y medianas empresas. Hace 4 meses, el Gobierno de Mauricio Macri firmó un documento de entendimiento con la Agencia de Cooperación Internacional de Japón para capacitar a 100 pymes con el Kaizen.

Este acuerdo implicó un desembolso de U$S 5 millones por parte del gobierno japonés con el objetivo de buscar mejorar la competitividad de las empresas argentinas y ofrecer más de 50 becas para que ingenieros argentinos que laboren en estas empresas se capaciten bajo este método en Japón.

El objetivo final del acuerdo es lograr que las pymes locales cuenten con estándares internacionales y puedan ser proveedoras de empresas japonesas radicadas en el país gaucho o en otros países. ¿Podría aplicarse en Perú?

Vía: Infobae/USIL Miami