Cómo evitar la fuga de talentos en nuestra empresa

renuncia-laboral

Al igual que la mayoría de empresas, es muy seguro que tu también estés buscando talentos para tu negocio, y por eso hay que recordar que algunas veces un salario por arriba del promedio no es suficiente para retenerlos; la prestaciones, los beneficios, las oportunidades de crecimiento y los apoyos financieros en las empresas, son algunos de los puntos que tus grandes talentos valorarán cuando la competencia les llame.

El talento se retiene desde el momento en que se contrata, no en el que sientes que lo pierdes. Por eso es importante que las organizaciones tomen en cuenta dos aspectos con sus colaboradores: Uno, atraer talento y dos, retenerlo.

Muchas veces estamos preocupados en traer nuevos talentos a la empresa, pero el descuidar a los que ya tienes adentro, es contraproducente para la organización, tanto en productividad como en costos e inversión.

Retener talento no sólo se trata de ver quién es el mejor postor, sino de mantener un ambiente laboral donde tus colaboradores vean crecimiento profesional, crecimiento personal y nuevos retos.

Crea un ambiente de aprendizaje: Lo primero que debes pensar es si tu talento tiene oportunidades de aprendizaje y de superación profesional, tus empleados deben saber que pueden aprender de manera continua y que hallarán nuevos retos en tu organización. Para retenerlos, es importante que ellos puedan ver nuevas opciones laborales en su misma área de trabajo o en otras áreas de la organización, esto los alentará a continuar contigo.

Promueve un ambiente de crecimiento: Hay que generar un ambiente donde los colaboradores puedan crecer, donde la gente pueda ver que hay trabajadores que han llegado a puestos ejecutivos, empezando desde abajo.

Revisa el perfil de tus empleados: Conocer con quién trabajas puede ayudar más allá de los perfiles que contratas, saber cuáles son sus ambiciones a mediano y largo plazo, así como cuáles son sus metas dentro de la empresas ayudará a la organización para saber su potencial. No puede haber gente en una posición por más de tres años, en estos casos lo que se debe hacer es hablar con esas personas, revisar sus perfiles, cambiarlos de área o agregarles funciones a sus tareas cotidianas, hacer que ellos cambien ese estado mental de confort. No permitas que tu gente se estanque en un aposición, eso puede perjudicar a tu empresa.

Pregunta antes de actuar: Muchas veces los directivos perfilan a sus colaboradores, creen que están listos para otros puestos o que tienen aptitudes para otras áreas, sin embargo ¿esto es lo que ellos quieren? Colocar o ascender sin tomar en cuenta al empleado puede traer problemas a la empresa. Si los intereses de tu empleado no son los mismos que la empresa tiene para ellos, puedes perderlos por falta de interés o por distintos objetivos.

Revisa su sueldo: Hazlo mucho antes de que se lo ofrezcan. Si tu empleado es considerado alguien de talento en la empresa, realizar un sondeo de cuáles son las ofertas laborales que la competencia puede tener para él, ayudaría a que ellos no volteen a verlos. Hay ocasiones en que las organizaciones dicen “no puedo pagar más”, sin embargo, sale mucho más caro reclutar, entrenar y atraer talento que conservar lo que ya tienes.

Abre la puerta a nuevos talentos: Apostar por colaboradores sin mucha experiencia, pero con un gran potencial puede asegurar su permanencia en la organización.

Consejos para retener al talento cuando quiere irse:

A pesar de estos consejos, hay empresas que no se dan cuenta del gran potencial que tienen sus colaboradores hasta que la competencia se los quiere llevar, para estos casos, la experta nos brinda cuáles son los puntos que tienes que abordar para poder retenerlos.

Platica qué es lo que le ofrecen y verifica si tú puedes igualarlo, checa cuáles son los beneficios, las prestaciones, los horarios y las oportunidades de crecimiento que le ofrece la competencia.

Nunca regatees: Si la competencia le da más dinero, no entres en la dinámica del mejor postor, analiza cuáles son las mejores opciones de pago y ofrece algo más que salario. En estos casos el único que pierde es la empresa y el único que gana es el empleado. Siéntate y revisa de manera honesta qué posibilidades tienen de crecimiento a mediano y largo plazo; cuáles son los beneficios y posibilidades de superación que da la empresa.

Si decide irse, déjalo ir: Si a pesar de todo él decide irse, lo mejor es que lo hagas. Estos empleados si no se van hoy, se van a ir mañana, quiere decir que ya no están cómodos en la organización y que pronto buscarán otras opciones u ofertas.

Fuente: Alto Nivel

Artículos Relacionados

comments

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion