Cosas que hacen bien los que triunfan

Emprendedora

El éxito muchas veces no depende exclusivamente de un buen producto, un negocio propio bien montado o del capital que se tenga. Hay un factor humano que puede desequilibrar esa balanza y es el factor psicológico.

Dos cosas garantizan la supervivencia de las empresas o negocios: la capacidad de asimilar las equivocaciones o errores y la habilidad de visualizar nuevos caminos cuando se siente que no hay salida.

Hay patrones que no solo garantizan el éxito en términos psicológicos y de comportamiento sino que estos pueden ser aprendidos, según la psicóloga estadounidense Heidi Grant Halvorson. Autora del libro Succeed: How we can reach our goals (algo así cómo Ser exitoso: Cómo podemos alcanzar nuestros objetivos) libro escrito para la revista Harvard Business Review, donde se enumeran las cosas que las personas exitosas hacen diferente de los demás:

1. Ser específico. Al imponer metas usted debe ser lo más específico posible. La precisión da una medida clara do lo que es el éxito. Perder 5 kilos es más específico que perder peso.

2. No desperdiciar las oportunidades.

3. Saber exactamente cuánto falta para la meta. Para alcanzar las metas es necesario un monitoreo honesto y regular del propio progreso. Si no hay nadie para darle feedback, evalúese a sí mismo.

4. Ser un optimista realista.

5. Concentrarse en mejorar, no en ser bueno. La mayoría de las personas creen que las aptitudes son cosas fijas, que no pueden ser mejoradas. El resultado: el foco en las metas direcciona a que probemos la propia capacidad, en vez de desarrollar y adquirir nuevas competencias.

6. Ser firme. Es la voluntad de comprometerse con objetivos de largo plazo y persistir frente a las dificultades lo que distingue a los exitosos de los que no  lo son.

7. Entrenar su fuerza de voluntad. Sus músculos de autocontrol son como cualquier músculo de su cuerpo, cuando no se ejercita se atrofia. Pero cuando se usa, crece fuertemente y de forma adecuada para ayudarle a alcanzar los objetivos.

Fuente: Crisis, negocios y dinero

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion