Cuida tu reputación en las redes sociales para no perder tu empleo

reputation_red_social

Tal vez muchos creen que utilizar las redes sociales y publicar cualquier tipo de información no podría afectar carreras laborales, pero están muy equivocados. Hoy, las redes sociales, no sólo sirven para socializar, sino como filtros que reclutadores y directores de empresas que las utilizan para conocer el perfil de sus próximos o actuales colaboradores.

Es importante que todos empecemos a pensar en que existe un “yo” digital, todos tenemos una personalidad “online”, lo queramos o no. Si googleamos el nombre de algún colaborador, lo más seguro es que aparezca cierta información, ya sea una foto, un video, una publicación o cualquier dato digital. La reputación online forma parte de nuestras vidas personales y profesionales, así que es necesario empezar a cuidarla.

Nuestra vida en las redes sociales es más que pública, de esta forma, la experta nos recomienda tomar en cuenta la siguiente información para cuidar esa reputación online que puede afectar o beneficiar nuestra vida laboral:

Congruencia: Una de los puntos más importantes en la utilización de las redes sociales es la congruencia, hay que ser congruentes con la vida. Lo que dice tu CV debe tener relación con tu vida laboral y personal, con tu imagen en general. Este punto es muy importante para las organizaciones que están contratando gente o que buscan talento, ser como decimos ser es necesario en esta vida online.

Lenguaje: Si pensabas que estar en redes sociales te permitía expresarte como un domingo de futbol, estás en equivocado. Cuidar el lenguaje y las amistades dentro de la convivencia online es uno de los factores más necesarios para la correcta utilización de las redes. Cuando estamos en las redes sociales nos hacemos más visibles, hay que cuidar lo que compartimos en al mundo. Todo lo que posteamos, publicamos, lo que hablamos o escribimos se vuelve de dominio público, se convierte en algo mucho más viral.

Inteligencia emocional: Convivir en redes sociales no debería de ser tan difícil, es necesario utilizar las mismas reglas que en tu vida personal o laboral, la inteligencia emocional se ha convertido en algo importante por controlar. Las redes sociales son el medio más adecuado para exponer las inconformidades, las críticas o malestares, sin embargo, un momento de ira o enojo se puede convertir en desagradable instante de arrepentimiento, hay que recordar que todo lo que se publica en la web tiene un gran porcentaje de que se quede en ella de manera perpetua, de que alguien la vea, de que lo comente, de que lo postee de nuevo e inclusive, de que sea retuiteado. Es necesario saber lo que se puede o no publicar.

El problema no está en tener o no una red social o en tener o no al jefe agregado, el problema está en cómo se utilizan las redes sociales, comenta Vera.

Niveles de privacidad: Cada red social tiene sus propias reglas de privacidad, en ella puedes decidir qué, cómo y cuándo los internautas pueden saber lo que dices. La experta asegura que la correcta utilización de la privacidad puede mejorar la imagen de los usuarios y no perjudicar la vida laboral de los mismos.

Qué tipo de red social es: Saber el perfil de la red social beneficiaría sorprendentemente a los usuarios. Cada red social tiene su perfil de convivencia online, ante ello, es importante ver qué es lo que se publica en cada una de ellas, no es lo mismo postear una idea en Facebook que en Twitter, lo más seguro es que la idea publicada en la red del pajarito sea mucho más viral y pública que una red más privada.

Lo que nunca hay que hacer en las redes sociales:

  • Utilizar mal lenguaje o ideas ofensivas en cualquier red social.
  • Escribir con faltas de ortografía y mala redacción. “Es importante recordar que nuestra imagen está en juego en cualquier red social y estar conscientes de cómo puede afectarnos”.
  • No tocar temas polémicos. Si bien es el punto más complicado de cumplirse, la experta recomienda dejar temas como: religión, política y sexo fuera de nuestras conversaciones cibernéticas.
  • Ser negativos en nuestro estado de ánimo.
  • No ser crítico de todos y de todo.
  • No hablar de jefes, ex jefes, empleos y ex empleos en las redes sociales, esto puede perjudicar tu vida y tu trayectoria laboral.

Fuente: Alto Nivel

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion