Desarrollo de las ventajas competitivas – Parte 1

idea-lider

El desarrollo de las ventajas competitivas implica definir los límites de la industria, aprender sus reglas del juego e identificar a los otros jugadores.

La identificación de los límites de la industria: Para identificar aquello que constituye la industria, se deben tomar en cuenta todas las actividades que son necesarias para distribuir un producto o servicio que satisfaga las expectativas y requisitos del mercado.

El término más aceptado para designar la cadena de actividades es el de sistema de negocio.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Ejemplo: El sistema de negocio de la industria de computadores personales (PC), incluyen un amplio rango de actividades: diseño del producto, manufactura de los componentes, las diversas fases del montaje, desarrollo del programa, mercadotecnia, ventas, distribución, servicio y apoyo al cliente.

Cada competidor decide la manera de realizar las actividades de un sistema de negocio y así proporcionar valor al consumidor final.

En lugar de considerar una compañía como un competidor en una industria, debe, verse como competidor en un sistema de negocio, de la misma manera que un jugador de ajedrez utiliza los recursos del tablero.

A. Cadena de Valor.

Es una representación del conjunto de actividades de un negocio elaborado por Porte (1985), que constituye un valioso instrumento para realizar el análisis interno de la empresa y de sus conexiones con el medio ambiente.

Para dar la forma a la cadena se colocan en la base las actividades primarias, que son las actividades implicadas en la creación y transferencia del producto; en forma horizontal se colocan las actividades de apoyo, que dan sustento a las primarias y se apoyan entre sí; al final se incluye el margen, que es la diferencia entre el valor del producto y los costos en que se incurre.

En el caso de una empresa manufacturera se identifican cinco actividades primarias típicas (aprovisionamiento, operaciones, distribución, mercadotecnia, ventas y servicio) y cuatro actividades de apoyo (compras, desarrollo de tecnología, admón. de recursos humanos y admón. general), cada una de las cuales puede dividirse en sub-actividades.

Por otra parte, la cadena de valor está ubicada en un espacio más amplio que se designa como el sistema de negocio, que muestra las cadenas de proveedores y canales hasta llegar hacia atrás a las materias primas y hacia delante hasta el cliente.

El desempeño del negocio está determinado por el buen manejo de las actividades individuales, así como por el grado en que se coordinan y ajustan entre sí y con otros elementos del sistema de negocios.

Las partes y la forma de la cadena pueden variar en un mayor o menor grado entre negocios de una misma industria (Ejemplo: alguna firma que trabaje sólo sobre pedidos), y, por supuesto, pueden ser bien distintas en los negocios de otras industrias (Ejemplo: una aseguradora o alguna firma que se límite a la distribución).

Para trazar la cadena de valor de un negocio específico, se recomienda definir primero las actividades primarias siguiendo los pasos del producto por la empresa, para luego añadir las actividades de apoyo, dividir en sub-actividades en las partes clave y, finalmente, establecer su ubicación y enlaces con el sistema de negocio.

Continúa en:

Desarrollo de las ventajas competitivas – Parte 2

Desarrollo de las ventajas competitivas – Parte 3

Desarrollo de las ventajas competitivas – Parte 4

Vía: Pyme’s

comments

Autor entrada:

Deja un comentario