El desarrollo sostenible y sus ventajas en tu negocio

recursos-naturales

Contar con acciones más caras en Bolsa, mayor acceso a crédito y una mayor penetración en mercados como el europeo, cuya regulación es restrictiva respecto al cambio climático, son algunas de las oportunidades que encuentran las empresas de América Latina tras integrar el desarrollo sostenible en su estrategia de negocio.

Este año, más de 50 empresas de México, Argentina, Chile y Perú se han sumado a la iniciativa de medición de emisiones de Gases con Efecto Invernadero (GEI) del Carbon Disclosure Project (CDP), que arrancó en Brasil, donde ya participan más de 80 empresas.

El proyecto ha conseguido formar el mayor banco de datos de Latinoamérica sobre cambio climático en empresas que cotizan en la Bolsa de Valores.

El objetivo de la iniciativa es aumentar la participación de 50 a 80 empresas en 2013 e incluso desarrollar estrategias sectoriales, pues, a la fecha, la participación de compañías energéticas y mineras ha cobrado un mayor impulso.

La transparencia atrae inversiones

Para las empresas del sector energético, la transparencia y la gestión de emisiones es muy importante. El Global 500, que incluye a las 500 corporaciones más grandes del mundo demuestra una correlación entre el desempeño de las compañías en la Bolsa y su reporte de información sobre cambio climático según los responsables del CDP. Las investigaciones demuestran que aquellas que reportan, tienen un mejor comportamiento en la Bolsa, aseguran los expertos.

Las Pymes también pueden sumarse a estas iniciativas verdes, a través de su relación con empresas más grandes.

El mercado de bonos

Los bonos de carbono son certificados que las empresas deben comprar a los gobiernos cuando emiten demasiados GEI, con el objeto de que aquellos que contaminen, paguen. Sin embargo, este mercado se encuentra en crisis.

Sigue habiendo mucho interés voluntario a pesar de que el Protocolo de Kyoto llega a su fin en 2012. Las empresas quieren obtener activos financieros gracias a estos bonos y reducir su consumo y emisiones, porque eso las vuelve más competitivas. Aquellas empresas que cumplen mejor, tienen más fácil acceder a mercados como el europeo, en donde la rastreabilidad de emisiones son más restrictivas que en otras regiones.

En 2012, 27% de las empresas latinoamericanas encuestadas por el CDP participaron en algún programa de bonos de carbono, respecto al 38% del 2011, lo que refleja una caída significativa. Esto se debe a la incertidumbre que provoca el fin del Protocolo de Kyoto.

No obstante, los países de la región han firmado, de forma voluntaria, compromisos nacionales de mitigación de emisiones. Tener una economía baja en carbono es un desafío para América Latina, pero también una oportunidad de liderazgo, en un momento en que la crisis afecta a los países de Europa.

En este sentido, el 53% de las empresas latinoamericanas ofrecen incentivos para la gestión o cumplimiento de metas de mitigación de GEI y otros factores de cambio climático, mientras que 78% afirma que el desarrollo sostenible conforma parte de la su estrategia de negocios.

Fuente: Alto Nivel

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion