El valor agregado para ser una empresa social

En el entorno actual, los cambios históricos globales han provocado la aparición de problemas urgentes y complejos en lo social, económico, ambiental, pero también han generado personas con la capacidad de hacerles frente y de retribuir de alguna forma a su comunidad, mejorando la capacidad de ésta para abordarlos. Estos son los emprendedores sociales.

En este caso, preocupados por las implicaciones del futuro, proponen y llevan a cabo ideas en respuesta a las diferentes demandas sociales tales como la pobreza, las enfermedades, el analfabetismo , el medio ambiente, vivienda, etc.

Pero, ¿Qué necesitas saber sobre el emprendimiento social? ¿Cómo llevar a tu negocio hacia esta dirección?, ¿Qué beneficios puedes generar y recibir?, ¿Cómo llevar el conocimiento al ámbito de los problemas? Son las cuestiones que guían el libro “Emprendedores sociales” de David Bornstein y Susan Davis, usando como vehículo la experiencia de asociaciones como Ashoka y Endeavor, que impulsan ideas innovadoras.

Con la tesis de que el emprendimiento social es contagioso, los autores sugieren que hoy en día toda la gente tiene potencial de construir o transformar a las instituciones para proponer soluciones en pro de la sociedad. Sin embargo, quien intenta cambiar el sistema debe superar la apatía, la costumbre, la incomprensión y la incredulidad de quienes se oponen a las nuevas ideas.

Debemos tener en cuenta que otro punto importante en la lectura refiere a la diferencia entre emprendimiento social y empresarial, a fin de aclarar cuáles son las misiones de cada uno. Así, en los negocios se tiene que reflexionar en torno al propósito, objetivo y línea de fondo, mientras que el primero es claro que lo que busca es maximizar el impacto social, además de ayudar a otros a imaginar otras posibilidades, pero ambas requieren de visión e iniciativa.

¿Por qué ser una empresa social?: Para los empresarios el emprendimiento social trae consigo nuevas oportunidades para generar beneficios, entre ellos:

– Crean una ruta de acceso a grandes mercados que han sido subatendidos por las empresas tradicionales.

– Proyectan una mejor imagen.

– Desafían la idea de que la gente se dedique a hacer negocios para acumular dinero.

– Pueden ser un vehículo para satisfacer una amplia gama de metas y deseos.

– Transforman los negocios cuando ayudan con acciones sociales.

Fuente: El Empresario

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion