Emprendiendo su negocio propio: cuatro errores comunes

Pregunta: ¿Cuáles son los errores más comunes que cometen los emprendedores al empezar?? John Gachiri. Respuesta: Cometer errores es parte del proceso de crear una compañía; recuperarse rápidamente de ellos es lo importante. Todo es parte de la aventura de ser emprendedor, algo que requiere de toda su energía, iniciativa y decisión.

Pero su ruta hacia el progreso no es totalmente desconocida: cuando perciba una oportunidad que no se le ha ocurrido a nadie más, hay ciertos pasos necesarios para convertir su visión en realidad. Debe formular un plan de negocios innovador, encontrar financiamiento, contratar a la gente adecuada para llevar a cabo el plan, y luego retirarse de su papel en el negocio exactamente en el momento preciso. Veamos cuáles son estos pasos:

Manténgase enfocado en el objetivo: un error frecuentemente asociado con el primer paso consiste en la incapacidad de un emprendedor de transmitir en forma concisa y clara su idea. Es necesario generar el deseo de participar en inversionistas, socios y empleados potenciales, así que pula su “discurso de elevador” -lo que diría si se topara casualmente con un inversionista potencial importante en el elevador. Recuerde, mientras más corto sea su mensaje, más claro será.

Un error relacionado es la falta de enfoque. Si su nueva empresa ha sido catalogada como “la siguiente gran empresa”, el flujo de adrenalina que causan los rumores pueden llevar a decisiones impetuosas y a la pérdida de su enfoque original.

Tratar de adelantarse a lo planeado también es peligroso. Si su producto o servicio todavía está en la etapa de diseño no se desvíe con planes para versiones futuras.

Sea flexible, porque en la misma forma que la falta de planeación puede ser un problema, adherirse ciegamente a un plan es una forma segura de llevar a su compañía al precipicio.

Sea realista acerca de los costos: no dañe a su nueva empresa cuando calcule lo fondos que requerirá, porque sólo logrará reducir sus probabilidades de éxito. Mantener sus gastos bajo control es vital, pero no confunda capitalización con costos.

A finales de los 90, David Neelman me dijo que necesitaba US$ 160 millones como capital de arranque para JetBlue. La mayoría de los llamados expertos se burlaron de la idea de que sería capaz de encontrar tal suma y lanzar una aerolínea de bajo costo, en una época en que otras compañías establecidas estaban quebrando, una tras otra. Pero se aferró a su idea y reunió los recursos que necesitaba. Como resultado, JetBlue tuvo uno de los lanzamientos más exitoso de todos los tiempos, y obtuvo utilidades sólo seis meses después de su inauguración en 2000.

Contrate la gente que necesita, no la que le simpatice: por tentador que pueda ser llenar su nuevo negocio con amigos y parientes, muy probablemente sería un error muy grave. Si no funcionan, pedirles que se vayan será muy difícil. Aproveche plenamente el grupo de gente experimentada que usted mismo ha creado; cuando surja un problema, recuerde que nadie tiene todas las respuestas, incluyéndolo a usted.

Sepa cuando decir adiós. Un gran empresario sabe cuándo ha llegado el momento de dejar su papel de CEO. Rara vez es fácil, pero debe hacerse: pocos emprendedores se convierten en grandes gerentes. En mi propio caso, manejar las operaciones diarias de una empresa simplemente no es algo que esté en mi ADN.

Retirarse del mando no significa dar la espalda a su negocio. Los fundadores no deben dudar en reinsertarse en sus negocios cuando sea necesario – vean a Larry Page, quien regresó temporalmente al puesto de CEO en Google en abril. Dicho eso, tuve que reír cuando me enteré de esa noticia, preguntándome cuántos gerentes en los negocios Virgin habían pensado: “Caray, espero que esto no le dé algunas ideas a Richard”.

Fuente: Diario Financiero

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion