Empresas: Aprende a triunfar con tu negocio en el extranjero

En estos tiempos, salir al exterior es una oportunidad muy atractiva para diversificar ingresos, a la que se han sumado los emprendedores que en solitario o de la mano de un socio local o internacional, optan por la internacionalización.

Por ello, hacer de tu empresa un éxito en otros países no es sencillo y menos aún para las pymes. Pero cuentan con un factor a su favor, en este caso, su reducido tamaño les permite una mayor flexibilidad a la hora de adaptarse a nuevos entornos de negocio. Ahora vamos a ver algunas recomendaciones para tener en cuenta:

– Predisposición. La experiencia internacional previa en la dirección, la convicción con el cambio cultural que implica competir globalmente y ser una pyme de elevada eficiencia y competitividad son los factores críticos para lanzarse al extranjero. Pero si es la respuesta a una mala capacidad competitiva en el mercado nacional, el fracaso está garantizado”.

– ¿Mejor solo?. Depende de tus circunstancias y del país al que quieras ampliar tu negocio. Si no conoces el mercado de destino, lo más recomendable es contactar con socios locales. Sobre todo en países como México o Colombia, o en algunos europeos con peculiaridades legales específicas.

– Networking. Debes sacar partido a las oportunidades que te brindan las nuevas tecnologías y las redes sociales para conocer de primera mano cómo se vive y cómo se hacen negocios en culturas diferentes. Cultiva el networking antes, durante y en el periodo de consolidación de tu negocio.

– Aprende a ser global. En las born global (empresas que nacen con una concepción internacional) la distinción entre los mercados nacionales y extranjeros no tiene sentido. En el caso de las pymes de internacionalización tradicional, cuando el proceso tiene éxito, la dimensión global retorna al mercado nacional en forma de mayor innovación o nuevas prácticas.

– Control de gastos. El desembolso económico de la internacionalización suele ser elevado, sobre todo en los inicios. Para evitar sorpresas desagradables por una falta de ajuste. Las pymes deben concentrar el esfuerzo en uno o dos mercados, aunque en algunos casos la diversificación esté implícita en su concepción inicial, como constata el fenómeno creciente de las born global.

– Destino. Escoge aquel que mejor se adecúe a tus objetivos de negocio. Recuerda que las barreras legales, el apoyo financiero y, sobre todo, la excesiva burocracia de algunos territorios, pueden dar al traste el entusiasmo inicial que despierta un país. A veces ser pionero supone una garantía de éxito.

Fuente: Expansión

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion