Empresas: Tener cuidado con las cuentas del negocio

Por lo general, la sana administración de una empresa requiere que una serie de decisiones y actuaciones sobre el manejo del dinero se conviertan en hábitos.

En las empresas, el equilibrio entre las entradas y salidas de dinero es otro aspecto que se debe cuidar. En general, sólo existen dos formas de que entre capital en una empresa: aportación monetaria a través de inversores, instituciones y préstamos o los ingresos derivados de las ventas.

Estos últimos son los que hacen verdaderamente rentable y saludable a un negocio. Por tanto, es fundamental que el emprendedor sepa generar ventas. En ocasiones, esto supondrá ser práctico y buscar duplicidad de ingresos. En cuanto a las salidas de capital suelen estar compuestas por costes derivados de compra de materias primas, gastos de operaciones (salarios, alquileres, renta) e inversiones (maquinaria, mobiliario, publicidad). Por consiguiente, es primordial estudiar muy bien a qué destinamos el dinero y si realmente es necesario.

Para que un negocio sea viable hay que ser exigente con los pagos de nuestros clientes y proveedores. Porque una cosa es dar crédito y otra es fiar. Si tenemos la intención de dar crédito, antes debemos comprobar las posibilidades de impago y si podemos asumir ese riesgo. En cualquier caso, es recomendable contar con alguien que se encargue de exigir los cobros y darle las armas de trabajo, como pagarés firmados, acuses de recibo, contratos, etc.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Siempre hay que tener una reserva de capital en efectivo para hacer frente a posibles imprevistos (que siempre llegan). Aunque la cantidad variará dependiendo del tamaño de la empresa y del sector, es conveniente tener como mínimo el equivalente a tres meses de gastos de operaciones.Por ello conoce algunas claves para crecer como empresa:

– Financiación. Hay que tener en cuenta las restricciones en el sistema financiero tradicional. Además de saber muy bien hasta dónde llegan los recursos propios hay que conocer las ayudas y políticas públicas.

– Ampliación de capital. Fomenta la colaboración con otras empresas. El acceso al capital es cada vez más complicado. Por eso, en la etapa de consolidación es importante establecer relaciones sólidas con otras firmas que te apoyen para seguir creciendo.

– Expansión. La evolución natural de una empresa debe contemplar la ampliación de mercados y, por supuesto, el internacional es uno de los que mayores ingresos puede reportarte.

– Fusión. En contextos económicos difíciles hay que contemplar todas las posibilidades y la unión de proyectos y sinergias es una buena opción.

Fuente: Expansión

comments

Autor entrada:

Deja un comentario