Endomarketing, para sacar lo mejor de tu personal

Apostarle a la capacitación, motivación y desarrollo de tu personal podría significar el valor agregado e intangible que hará de tu marca algo más que una empresa en el mercado. Tenemos que apostar a cambiar la actitud y la imagen, tanto del personal como de los directivos y, por supuesto, de los clientes, respecto a una marca.

El objetivo es convertirse en algo más que una empresa que paga salarios, se trata de ir más allá, de revalorar la función de cada miembro de la plantilla laboral. Poner en práctica esta herramienta implica mucho más que una carta de felicitación o un reconocimiento a los trabajadores, explica el experto. Es importante hacer un análisis para conocer cuáles son las necesidades, carencias y áreas de oportunidad para construirles un ambiente de trabajo óptimo.

Para saber qué pasa con el trabajador, agrega, hay que hacer uso de las entrevistas, de los estudios de mercado y de una estrategia global que te permita un acercamiento más directo con cada uno de tus empleados.

Y es que la inversión económica no es necesariamente la más significativa, toda vez que el mayor obstáculo sigue siendo la renuencia de los dueños y directivos de las empresas, pues no conocen cómo funcionan los procesos del endomarketing y aún no consideran útil destinar un presupuesto para este efecto.

Piensa en personas, no en trabajadores

Para posicionar el endomarketing es necesario sustentar una estrategia en el valor de las personas como personas y no sólo como trabajadores. Felicitarlos en su cumpleaños, fomentar la iniciativa, provocar el diálogo, involucrarse en una relación laboral cordial, incluirlos en trabajos de equipo, invertir en capacitación para su propia superación profesional, entre otros, son puntos básicos.

Y si se trata de que tus empleados se sientan cómodos y a gusto en tu empresa, te recomendamos que inviertas en actividades extralaborales, apostarle a la convivencia deportiva, social y lúdica, de tal manera que el esfuerzo de su propio trabajo se vea traducido en espacios pensados y creados para ellos.

Esto, a corto, a mediano, pero sobre todo a largo plazo, se traducirá en empleados contentos, más productivos, inmersos más que en una empresa, en una organización a la que pertenecen y por la que, ahora sí, “sudarían la camiseta”.

Además, cuando un cliente se siente satisfecho con una marca, lo más seguro es que regrese, y cuando la empresa use este paradigma al interior de su plantilla sabrá que sus empleados regresarán con una mejor actitud y disposición para realizar su trabajo.

Fuente: Alto Nivel

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion