Ideas tontas que arruinan tu empresa

Confusión

Existen algunos pensamientos en la mente del emprendedor que pueden ser fatales para su negocio. Por eso, te damos un listado con los más comunes para que los elimines:

1.- Si yo gano, tú pierdes. Creer que alguien debe perder para que tú debas ganar es un grave error que muchos cometemos.

Esta idea nace en la época en que el dinero estaba respaldado por lingotes de oro, por lo tanto, era finito y sólo cambiaba de manos. Actualmente se imprimen miles de dólares a un ritmo que no podrías imaginar; el dinero es infinito y  el valor de una moneda se basa en la confianza en los mercados, los sistemas financieros, bancarios y legales.

Por lo tanto, no es necesario que otro empresario deba perder o quebrar para que tu negocio prospere y  genere recursos.

2.- El dinero no es primordial para un negocio. Creer que el dinero no es importante o que trae problemas sólo te provocará perjuicios.  Se necesitan generar utilidades para mantener y hacer crecer tu negocio, además de ayudar al cumplimiento de metas y objetivos. Por otra parte, la labor social de toda empresa es generar empleos de calidad que generen bienestar en sus trabajadores.

3.- Donde mis ojos te vean. Una idea perjudicial es creer que tu empresa sólo prosperará bajo tu atenta mirada. Las grandes franquicias y cadenas internacionales abren miles de negocios por todo el mundo basándose en procesos eficientes y en la delegación de funciones a las personas correctas.

Aprovecha las nuevas tecnologías para monitorear y generar sistemas eficaces para que tu empresa no necesite tu supervisión a toda hora.

4.- Debo hacerlo todo. Al construir una empresa se deben cumplir muchas funciones a la vez, por lo mismo, se genera la falsa creencia que nadie puede hacer las cosas mejor que tú. Abarcar el amplio espectro de labores produce una serie de riesgos que pueden perjudicar tu negocio.

El empresario debe crear procesos eficientes que garanticen la calidad de productos y servicios.

5. Crecer trae problemas. Tener temor a que la empresa se expanda sólo hará que se estanque. La dinámica de los mercados exige que toda empresa crezca o sucumba. Por lo tanto, hay que hacer frente a los nuevos retos de expansión en pos de una empresa más competitiva.

Un personal adecuado con funciones bien definidas ayudará al proceso de crecimiento, que más que problemas, traerá desafíos.

6.-  No es culpa mía. Culpar al gobierno, la situación social o la economía, no sirve de nada. El empresario debe saber tomar decisiones y hacerse responsable de ellas. Es él quien decide las estrategias de negocios, los productos y servicios que se ofrecerán al mercado, cómo se vende y a quién.

Fuente: SoyEntrepreneur

{fcomment}

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.