¿Necesitas más ingresos para ahorrar?

El pretexto favorito para no guardar dinero es que no hay, pero sólo es cuestión de organizarte; tener conciencia de tus gastos te ayuda a crear un guardadito para emergencias y objetivos fijos.

Cubrir tus gastos cotidianos o ahorrar no debería ser una disyuntiva; muchas veces creemos que se necesita un aumento de sueldo para poder reservar una cantidad fija al ahorro, pero ¿te has puesto a pensar si realmente destinaste un porcentaje al ahorro la última vez que tu ingreso creció?

Una de las formas más sencillas es analizar tus gastos y hacer un presupuesto, como lo recomienda Salvador Gómez, director de Negocio Privado de MetLife.

La institución e recomienda clasificar los gastos dentro de tres sencillas categorías, cada una con capacidad de generar ahorros pequeños que se traducirían en un buen monto mes con mes.

1. Gastos programables fijos: Renta o hipoteca, colegiaturas, libros, uniformes, predial, deudas comerciales fijas, entre otros, aquí los ahorros pueden ser pequeños pero justo esas pequeñas cantidades que no vemos pueden ir sumando montos de consideración, mismos que al final, harán rendir más nuestro dinero.

2. Gastos programables variables: Como alimentación, agua, luz, teléfono, gas, transportes, gasolina, servicios al automóvil o en el hogar, verificaciones, deudas comerciales variables, entre otros. Si tienes un buen programa de actividades diarias, puedes evaluar el uso del transporte para tener ahorros significativos, asimismo, pagar puntualmente en algunos de los servicios puede generarte ahorros.

3. Gastos menores: Son las pequeñas compras diarias, como golosinas, antojos y artículos de banqueta en general. Esta categoría es la que más tiene potencial para generarte un dinero extra al final del mes, ten estos consejos en el radar:

-Cambia tus hábitos entre comidas, eso traerá beneficios a tu salud física y financiera.

-Antes de cada compra de artículos diversos, pregúntate: ¿Cada cuándo lo voy a usar? ¿Dónde lo voy a poner? ¿Realmente lo necesito? ¿Va con la decoración? ¿Hasta hoy cómo he resuelto el no contar con ese artículo? ¿Tengo algo que me resuelve la misma inquietud o necesidad?

La clave de oro para que tu presupuesto y los tips funcionen es la constancia y la disciplina. Sin estos dos factores, los intentos de ahorro serán poco productivos y a la larga desalentadores; asimismo, una vez que hayas generado el hábito, puedes pensar en un instrumento que te permita crecer tu patrimonio sin que te pese.

Fuente: CNN Expansión

Artículos Relacionados

comments

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion