La India y América Latina

El 17 de marzo el BID organizó el foro “India: oportunidades de comercio e inversión”, durante el cual se presentó el reporte “India: oportunidades y desafíos para América Latina”, coordinado por Mauricio Mesquita, economista principal del citado organismo. A continuación, revisamos los principales puntos discutidos en la presentación.

 ¿Qué impide un mayor comercio?

Todos sabemos que la India es el otro gigante emergente, tras China. Siendo ambas las únicas naciones del mundo cuya población supera los mil millones de habitantes, potencias asiáticas con gran demanda por materias primas y un creciente apetito por bienes de consumo ante la expansión de su clase media, se esperaría que ocurriera algo similar al caso China-Latinoamérica.

 

En 1999 el comercio de la región con dichos países era cercano, pero en la siguiente década el intercambio con China se disparó y llegó a representar el 9% del comercio total de Latinoamérica y el Caribe (LAC) en el 2009, según cifras de Trademap. En el 2010, se habría acercado a los US$ 200,000 millones (10 veces más que en el 2002) al alcanzar los US$ 176 mil millones. Mientras tanto, en el 2009 el comercio con la India solo representó el 1% del intercambio total de la región. El caso peruano no es diferente: en el 2010 la participación de la India en nuestro comercio total ascendió al 1.1%, mientras que China está a un paso de convertirse en nuestro primer socio comercial, con el 16%.

En consecuencia, la gran pregunta que surge cuando pensamos en nuestras relaciones económicas es: ¿por qué existiendo grandes oportunidades, se comercia tan poco? Mesquita identifica dos factores fundamentales: los elevados aranceles de la India -y en menor medida de LAC, aunque en el Perú se han reducido notablemente- y los altos costos de transporte. Sobre lo primero, el reporte señala que los aranceles indios a las exportaciones latinoamericanas son casi prohibitivos, especialmente para los productos agrícolas, en cuyo caso alcanzan un promedio del 65.1% vs. el 12.5% chino. A ello hay que añadirle las barreras no arancelarias y las engorrosas regulaciones del país asiático, que afortunadamente vienen reduciéndose (ver Semanario COMEXPERU Nº 597). En cuanto al costo de transporte, evidentemente es relevante debido a la distancia, pero también por las falencias en infraestructura tanto en LAC como en la misma India. Asimismo, el reporte indica que, a diferencia de China, no existen servicios navieros directos desde aquel país a la región. Los embarques deben dirigirse primero a Singapur o Europa, con lo cual se incrementan la duración y el flete.

 Las oportunidades existen

No obstante, existen otros factores que diferencian a la India y pueden resultar ventajosos para Latinoamérica, como las lecciones que deja su desarrollo en servicios informáticos y en tecnologías de la información y comunicación, con una buena formación de recursos humanos.

 El Perú también ofrece ventajas: en el evento, nuestro ministro de Comercio Exterior y Turismo señaló que tenemos el atractivo de ser una plataforma en el Pacífico sudamericano con acceso preferencial a grandes mercados, gracias a nuestra red de TLC, y que ello puede impulsar mayores inversiones indias en nuestro país. De hecho, según el embajador de dicha nación en nuestro país, estas ya se están dinamizando con empresas que invierten no solo en minería e hidrocarburos (destacan grupos como Reliance Industries y Jindal Steel & Power Limited), sino también en tecnologías de la información (con centros de atención telefónica en Lima). Y vale resaltar los esfuerzos peruanos por hacer negocios en la India, con Bembos y el grupo AJE a la cabeza.

 Sobre los intereses comerciales, el ministro Ferreyros indicó que el Gobierno peruano ha realizado un estudio base que identifica productos relevantes para el Perú hacia la India. Entre ellos figuran las chapas, hojas y tiras, las pieles de ovino, las aleaciones a base de cobre o zinc, el ácido ortobórico, el frijol castilla y otras menestras, la tara en polvo, las uvas frescas y el mármol. Por el lado de la India, tenemos a productos como las motocicletas y vehículos, los hilados de algodón y poliéster, los antibióticos para uso humano y las vacunas, entre otros.

 Para terminar, Mesquita considera que para que suceda con India lo que ha ocurrido con China, el reto es reducir las barreras comerciales y mejorar la infraestructura. El Perú está trabajando en lo primero con un TLC que ya está en agenda de negociación. En cuanto a lo segundo, es clave continuar atrayendo grandes inversiones para interconectarnos hacia adentro y hacia afuera. Y, por supuesto, invertir en capital humano, como en la India.

 

 

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion