Lecciones japonesas de emprendimiento

Empresas

Japón se ha distinguido por ser un país donde el trabajo es el emblema del éxito empresarial, sin embargo, el modelo japonés para constituir una empresa descansa también en otros ejes.

Mauricio Rodríguez, fundador y director de la consultoría Lajapyme, dio con una metodología japonesa que implica un trabajo de cerca con los empresarios para desarrollar modelos integrales de negocio, los cuales no sólo están enfocados en la rentabilidad sino también en el desarrollo personal del empresario y del equipo de trabajo.

“La clave de esta metodología es el contenido humano, los procesos en una empresa naciente deben ser sencillos e integrados para obtener buenos resultados y, en general, bienestar personal”, explica en entrevista Mauricio Rodríguez.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


De manera breve, la metodología busca tres objetivos esenciales: identificar los mayores problemas de la empresa, proponer alternativas y dar seguimiento a la manera en que se resuelven los problemas. Estos objetivos se logran con la utilización de conceptos clave:

1. Más, no necesariamente es mejor. Cuando un empresario empieza a ganar más dinero quiere expandir la planta laborar, comprar maquinaria y crecer aceleradamente, este puede no ser siempre el camino a una consolidación empresarial exitosa, la empresa debe tener su propio ritmo de adaptación a los cambios y crecimiento.

2. Posponer las recompensas. Si bien no todo es buscar un crecimiento acelerado, hay que tener prudencia con el manejo del dinero, una parte de las ganancias deben estar destinadas a la reinversión mientras que otra parte debe destinarse a un fondo para contingencias.

3. El ahorro es esencial. No sólo se trata de tener prudencia con los recursos de la empresa, un punto importante que la metodología de Lajapyme ha rescatado es la previsión por el futuro del personal, por eso es necesario que las empresas contemplen planes de retiro que den tranquilidad a los empleados.

4. Combate la falta de foco. Hay una diferencia entre ser disciplinado y concentrarse, existen empresas muy disciplinadas en sus gastos y manejo de recursos pero les falta enfoque en su negocio, es aquí donde la valoración del conocimiento juega un papel importante, ya que las empresas de oriente siempre buscan asesoría de los más experimentados.

Fuente: CNN Expansión

Artículos Relacionados

comments