Los Agentes de Aduana, Factor clave en el éxito de una gestión de comercio exterior

aduanas

Particular importancia ha recobrado en los últimos años en nuestros países, los tópicos relacionados con los procedimientos aduaneros y de facilitación del comercio exterior. Los avances tecnológicos y logísticos del comercio internacional moderno han obligado a los Gobiernos a estandarizar su legislación aduanera con la finalidad de simplificar los trámites aduaneros y, de esta manera, proporcionar a los productores, comerciantes y consumidores un movimiento transparente, previsible y rápido de bienes.

En el Perú, los Tratados de Libre Comercio negociados con nuestros principales socios comerciales reflejan un marcado énfasis en lograr mayor transparencia en los procedimientos aduaneros que se aplican en el intercambio de bienes, lo cual significa una armonización de los mismos bajo estándares técnico-administrativos modernos. En este nuevo escenario, se dictó la nueva Ley General de Aduanas (Decreto Legislativo Nº 1053) que entró plenamente en vigencia el 01 de octubre de 2010.

Se trata de una norma –aunque, imperfecta– de especial importancia para el país y que ha motivado a la administración aduanera a adecuar, capacitar y fortalecer sus recursos humanos. En la misma línea de análisis, corresponde que importadores, exportadores y operadores de comercio exterior en general, adopten inmediatas medidas para adecuarse al nuevo ordenamiento legal y generar internamente los mecanismos de fortalecimiento de capacidades para asegurar una modernización aduanera integral. Dentro de este enfoque, el Agente de Aduanas cumple una importancia vital, por tratarse del principal nexo entre la administración aduanera y el usuario.

Conocido en otros países como agente aduanal (México, Honduras), despachante de aduana (Argentina, Paraguay, Bolivia), el agente de aduana (Chile, Colombia, España, Centroamérica) representa al importador o exportador ante la administración aduanera, constituyéndose a la vez –según diversas legislaciones–, en un auxiliar de la función pública.

Definición

El artículo 23º de la Ley General de Aduanas (LGA) define a los agentes de aduana como “personas naturales o jurídicas autorizadas por la Administración Aduanera para prestar servicios a terceros, en toda clase de trámites aduaneros, en las condiciones y con los requisitos que establezcan este Decreto Legislativo y su Reglamento”.

Según el Contrato de Mandato con representación que rige las relaciones entre el agente de aduana (mandatario) y sus comitentes (mandantes), todos los actos que efectúen aquellos se consideran realizados por el comitente que asume responsabilidad por los tributos, intereses, recargos, multas que se dejen de pagar. Dicho mandato se entiende constituido mediante el endoso del documento de transporte (conocimiento de embarque, carta de porte aéreo o terrestre) o por medio de poder especial otorgado en instrumento privado ante notario público.

www.cendexejecutivos.com

Conoce los intereses que cobran los bancos en el P...