Mejora tu impacto al transformar el ADN de tu empresa

Por lo general, la transformación humana y organizacional altera la manera de ser y operar de las personas; es decir, hay una transformación en las conversaciones y acciones de las personas y, como consecuencia, sus resultados.

Los beneficios de la transformación organizacional incluyen:

1.- Mayor satisfacción personal al devolverle al individuo más poder, libertad, tranquilidad, gozo y autoexpresión.

2.-  Un mejor clima laboral al redirigir las conversaciones de las personas para que generen valor en lugar de desperdicio y fomentar las relaciones humanas.

3.-  Mayor eficiencia y efectividad al facultar a los individuos con herramientas y distinciones transformacionales.

4.- Un aumento en la productividad al eliminar conversaciones que generan desperdicio y dejar a las personas en acción.

5.-  Obtención de resultados al definir medidas específicas y establecer un entorno de rendición de cuentas.

6.-  Menor rotación del personal debido a un mayor grado de satisfacción personal y sentido de pertenencia y propósito.

7.-  Generación de una cultura de responsabilidad al dejar de culpar a otros o a las circunstancias.

8.-  Compromiso personal y de equipo para superar los retos y lograr los objetivos.

9.-  Alineación de las personas en torno a objetivos empresariales al eliminar la necesidad de que todos estén de acuerdo e impulsar a las personas mediante su compromiso.

10.-  Liderazgo en todos los niveles de la organización al redefinir qué es liderazgo y quién es un líder.

Además, se requiere de la disposición auténtica y el compromiso absoluto de los altos directivos de cambiar el futuro de la organización, además de la perseverancia para practicar una y otra vez estas nuevas maneras de ser para generar primero hábitos, después costumbres y, por último, cultura en una masa crítica.

Fuente: Alto Nivel

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion