Punto de equilibrio: El emprendedor y la familia

Equilibrio

El trabajo se convierte en una prioridad que compite con la vida familiar. Aprender a equilibrar estos aspectos, y evitar así la desarmonía, es fundamental si lo que queremos es tan solo mejorar nuestra calidad de vida.

La necesidad que tienen los seres humanos de un desarrollo equilibrado entre la productividad, la afectividad y las relaciones es fundamental. Una persona sana es aquella que es capaz de conjugar todas las áreas de su vida en una armonía justa para todos. Tarea evidente, aunque nada fácil.

Conseguir el equilibrio entre el trabajo y la vida familiar es una tarea esencial. Para empezar, hay que hacer la diferencia entre las personas trabajólicas y las obsesivas-perfeccionistas.

El trabajólico ocupa más tiempo del que necesita en su trabajo porque no quiere volver a casa y encontrarse con su familia. Utiliza largas horas en tareas “importantes”, cuando en realidad son excusas para no llegar a su hogar.

El obsesivo-perfeccionista está centrado -de manera constante- en sus responsabilidades laborales. Su objetivo es lograr resultados que sobrepasen las expectativas de sus pares y superiores. En este desafío ignora los costos que puede tener porque para él su misión es “muy importante”.

A continuación les proporcionamos 5 pequeños consejos para evitar la discordia de familiar o matrimonial:

Programa vacaciones con regularidad

Desconéctate del mundo y vive tu propio destino embarcándote en viajes cortos o largos que incentiven el acercamiento de pareja y familiar.

Comparte intereses

Busca el punto que te enlace en ideas comunes para fortalecerlas en planes cortos o largos de vivencia.

Realiza sesiones familiares

Procura organizar reuniones semanales, ayudan a la familia a mantenerse organizada e incentiva a llenar vacíos que quedaron regados en la semana.

Menos “Face” y más familia

Cuando estés en casa debes estar presente. Vive con interés por el ser que te compaña día a día. Desconéctate, apaga tu o sus  teléfonos para comenzar a hacer actividades en familia en lugar de revisar un mail o comentario por Facebook.

Mantén un horario flexible

Quizás no puedas lograr trabajar menos, pero tal vez tengas tiempo para quitar algunas responsabilidades de las manos de tu pareja o viceversa.

Sí es posible lograr un equilibrio entre la vida personal y la vida profesional. Es una cuestión de prioridades, hábitos y principios. Debes lograr que tu negocio llegue a tener vida propia.

En el siguiente video algo irónico el orador público y cofundador de la Hora del Planeta, Nigel Marsh, nos comenta sobre el equilibrio de la vida familiar con el trabajo y de lo ideal de saber manejar el tiempo y la calidad en la familia.

 [youtube http://www.youtube.com/watch?v=Yy24_zLckzg]

¿Manejas tu situación con acertado equilibrio?

Artículos Relacionados

comments

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion