Que el divorcio con tu socio no termine con la empresa

Socios comerciales

Pérdida de confianza, disparidad de puntos de vista, estrategias diferentes, falta de resultados, y un largo etcétera conforman el abanico de motivos por los que dos socios pueden llegar a separarse.

El divorcio en el seno de la empresa puede poner a la organización en una situación delicada si no se lleva de la mejor manera. Para evitar que esta separación perjudique a la firma, Miguel Fernández-Rañada de la Gándara, profesor de estrategia en EOI y socio director de SWAT Solutions & Training, considera que “hay que hacerlo de manera transparente, diferenciando la parte jurídica, que no deja de ser un problema técnico, de la parte del negocio”.

Algo que en teoría no debería suponer mayores problemas, en la práctica puede dar algún que otro quebradero de cabeza. Y es que, cuánto más personal sea el asunto por el que dos socios rompen, más difícil será de resolver. Por eso mismo, Fernández-Rañada de la Gándara recomienda dos fórmulas de actuación según la tipología del problema:

Si es de carácter personal, los pasos a seguir son:

1.Gestionar la emotividad de las partes.

2.Identificar los objetivos comunes. Aquello que les une y no lo que les separa.

3.Analizar las posibles alternativas para no dañar a la empresa.

4.Elegir la más factible en términos de rapidez, coste e impacto mínimo entre los clientes.

Si el problema es de carácter técnico, la resolución suele ser más sencilla. Pasa por identificar los motivos reales, estudiar las mejores soluciones y el timing más adecuado para acometer la separación.

“No hay una fórmula legal que garantice al 100% la ausencia de conflictos pero si es recomendable como una herramienta muy válida los preacuerdos en temas de mediación y arbitraje como elementos de una posible solución”, sentencia el profesor de estrategia de EOI.

Fuente: Expansión.com

{fcomment}

Artículos Relacionados

comments

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion