Sucesión familiar no debe ser descuidada por las empresas

empresa-familiar

Una encuesta de Banamex, uno de los importantes Grupos Financieros de México, revela que los tres principales retos que perjudican a las empresas familiares son la sucesión, la falta de un plan corporativo y una estrategia financiera.

Y es que el cargo de director general debe recaer en alguien idóneo para ocupar el puesto y no en uno de los hijos favoritos. Un dato : solamente un 33% de las empresas familiares cuenta con un plan financiero.

A ello se agrega que el 72% no tienen políticas transparentes ni por escrito para la contratación, el despido o remuneración de los integrantes de la familia.

El más capacitado

Para nadie es un secreto que para que la compañía perdure, el sucesor no debe ser el hijo predilecto del padre o el primogénito sino cuenta con las aptitudes y conocimientos necesarios para hacerse cargo de la empresa.

Es decir, la persona que ocupe el puesto sebe ser el más capacitado y reconocido por la misma compañía, los socios y la familia.

Otro punto a tomar en cuenta es que es necesario que la confianza sea el primordial vínculo entre el sucesor y los demás integrantes de la familia, por lo que es recomendable que el heredero vaya capacitándose desde joven y que tenga un mentor que sea la guía a lo largo de sus años de formación. De ésta forma, la sucesión sea producto de “un proceso y no un suceso”.

De todas las empresas del estudio realizado por Banamex, sólo el 14% cuenta con  un plan de sucesión,  el 11% con un plan de retiro y el 54% aún no ha realizado algún tipo de sucesión formal.

Consejeros independientes

Otro reto que deben afrontar las empresas mexicanas es de la puesta en ejecución de un gobierno corporativo donde la figura de los llamados “consejeros independientes” cumplan el papel que tenían los Huíllac Uma ( Sumos Sacerdotes) en el Imperio Inca.

Precisamente, ellos son los encargados de definir y establecer una estrategia que se adapte y responda a los actuales retos que la empresa debe afrontar.

Pero, en México, un 30% no cuenta con estatutos actualizados, un 32% no posee un Consejo Administrativo y sólo un 23% cuenta con una especie de protocolo familiar, lo que muestra una total falta de profesionalismo en el sector.

Los retos financieros

Sobre este tema, los especialistas recomiendan que las empresas familiares deben diversificar sus servicios y productos sin dejar de lado su core business, además de reinvertir sus utilidades para evitar el derroche  ya que sólo el 35% de tales empresas del estudio tiene un plan financiero.

Precisamente, éste estudio  fue realizado por Banamex y ProfitConsulting donde se tomó la muestra de 402 empresas familiares en todo México y el fiel testimonio de 40 novatos empresarios de la tercera y cuarta generación.

¿Conoces alguna empresa peruana donde la sucesión familiar tenga ésta dinámica particular de transferir cargos administrativos de una generación a otra?

Vía: elfinanciero

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion