12 claves importantes del contrato de franquicia

12 claves importantes del contrato de franquicia

La realidad es que, en la mayoría de los casos, cuando un franquiciante y un franquiciatario firman un contrato de franquicia ninguno de los dos es abogado. Y si bien es cierto que confían en la capacidad del abogado de la franquicia, quien redactó el contrato, muchas veces se enfrentan a lo desconocido.

Por eso, resultaría muy difícil decir cuáles son los puntos esenciales en un contrato de franquicia. No obstante, vamos a señalar aquellos a los que franquiciantes y franquiciatarios deben prestar especial atención.

1. Titularidad de la marca. El franquiciatario debe confirmar que el franquiciante es titular de los derechos de explotación de una marca y que, por lo tanto, puede otorgar franquicias legítimamente.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




2. Cuota inicial y contraprestaciones periódicas (regalías). Debe establecerse con la mayor claridad posible cuándo se pagan, cómo se pagan y cuáles son las consecuencias de no cumplir con estas obligaciones.

3. Asistencia técnica. Deberán definirse con la mayor claridad posible las distintas formas de asistencia técnica que el franquiciante le va a proporcionar al franquiciatario.

4. Obligaciones del franquiciante y franquiciatario. Un buen contrato de franquicia debe definir a detalle las obligaciones de ambas partes, estableciendo las consecuencias de su incumplimiento.

5. Territorio. Deberá establecerse de la manera más clara y precisa posible el área geográfica que el franquiciante está otorgando al franquiciatario para su explotación exclusiva.

6. Vigencia. Un contrato de franquicia no puede ser indefinido, sino que se debe indicar su duración, si es posible que se renueve y desde luego, las condiciones de renovación.

7. Terminación y rescisión. Es importante que el franquiciatario conozca las causales por las que el contrato puede darse por terminado o bien rescindirse, así como los efectos de esta medida.

8. Estándares de calidad. Resultan vitales las cláusulas dedicadas a mantener la misma calidad en todas las unidades de una red de franquicias, lo que implica dejar muy claro quiénes deben ser los proveedores, cuál es el proceso de autorización de éstos, la forma de uniformar la imagen y el servicio, etc.

9. Penas convencionales. Si el franquiciatario o el franquiciante incumplen con el contrato, para evitar recurrir a instancias judiciales resulta muy conveniente establecer por anticipado y de común acuerdo las penas convencionales en que cualquiera de las partes pueda incurrir.

10. Capacitación. El contrato deberá contener a detalle la forma y las circunstancias en que el franquiciante deberá impartir la capacitación, un factor indispensable para poder replicar un negocio bajo el modelo de franquicia.

11. Manuales. Constituyen la compilación de conocimientos que el  franquiciante transmite al franquiciatario y es importante que se describan en el contrato. Normalmente un manual se entrega al franquiciatario en comodato o depósito, y también es común que se establezca que los manuales formen parte íntegramente del contrato.

12. Resolución de controversias. Resulta clave definir quién resolverá las diferencias entre franquiciante y franquiciatario. Desde luego estarán siempre los tribunales competentes, aunque son muchos los franquiciantes que establecen en sus contratos el arbitraje y previamente la mediación.

Con el tiempo, la franquicia se ha definido ampliamente en la comunidad empresarial. Hoy, franquiciantes y franquiciatarios saben mucho más acerca de esta figura, lo que permite que en las firmas de contratos de franquicia que se dan ahora ya no veamos más esas caras de pánico o de miedo a lo desconocido.

Fuente: Soyentrepreneur

comments

Autor entrada:

Deja un comentario