Claves importantes para las franquicias saludables

En este caso, cuando se habla de alimentos sanos, se podría pensar que son una tortura para el paladar, insípidos y aburridos. Las franquicias se han encargado de proponer conceptos ganadores que innovan en sabor, ingredientes, sazón, combinaciones y presentación de platillos.

A continuación veremos algunas rubros donde podemos franquiciar:

– Orgánico. Utilizan productos que están desarrollados con altas normas de calidad orgánica que garan-ticen la frescura de los alimentos frescos, sin conservadores y con un proceso libre de pesticidas y otros químicos.

– Vegetariano. Su oferta excluye a los insumos de origen animal y está dirigida a aquellos consumidores que no sólo quieren mejorar su calidad de vida, sino que buscan proteger al medio ambiente evitando consumir carne.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




– Sopas y panninis. No toda la comida sana debe ser fría y estar basada en el consumo de ensaladas. Por eso, existen empresas que incluyen platillos calientes dentro de su carta con mezclas originales y bajas en calorías.

– Postres. Se trata de heladerías y boutiques de dulces bajos en grasa, carbohidratos y azúcar, que conservan el sabor de los ingredientes naturales al tiempo que cuidan la figura.

De acuerdo con los consultores, los negocios de comida saludable se enfrentan a los siguientes retos:

– Competencia. Al ser un giro con potencial de crecimiento, llegará un punto en que exista una sobreexposición. Con tantas empresas que tengan la misma oferta, al consumidor no le importará en donde compra. La solución es escuchar a los clientes, tener una idea clara de lo que se hace bien y dedicarse a la innovación y creación de un nicho propio.

– Ubicación. Estar en una calle transitada no garantiza que los comensales entrarán a tu local, pero sí ayuda. Una mala ubicación puede significar la muerte de cualquier negocio, sin importar sus precios o calidad. Por eso, asegúrate que el espacio que elijas sea compatible con la gente que vive o trabaja allí para facilitarte la captación de clientes.

– Mala operación. Encuentra un balance entre lo que te gusta y lo que sabes hacer. Si no eres bueno con la administración, rodéate de gente con la capacidad de atender el negocio y ayudarte a mejorarlo; elige a tus empleados por empatía, la comunidad de valores y sus habilidades.

Fuente: Soyentrepreneur

comments

Autor entrada:

Deja un comentario