10 historias de mujeres peruanas emprendedoras que han triunfado

Carpintería, artesanía, moda, agricultura o arte. Ningún ámbito de desarrollo es ajeno a estas diez empresarias peruanas que están dando qué hablar en el mundo de los negocios.

Actualmente nos encontramos en la etapa de la historia nacional donde las mujeres vienen tomando el rol como protagonistas del avance, desarrollo y futuro del país.

Son mujeres emprendedoras que cuentan con mayor presencia en microempresas y empresas de mayor de tamaño, y que lideran y gestionan el 44% de las empresas del Perú.

Y esto porque las mujeres peruanas son capaces de lograr grandes cosas y aquí te mostramos las historias de 10 de ellas que lograron superar todas las adversidades y hoy triunfan haciendo lo que más le gusta hacer.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


1. Lidia Cortez, Artesana, agricultora y empresaria, Empresa Wari de los Andes (Puno)

Lidia, hoy de 59 años, creció en la comunidad campesina Villa de C’cota, Puno. Además de realizar las labores en su chacra, ella comenzó a vender chompas de alpaca en ferias dominicales y como siempre tuvo en mente la idea de crecer, se animó a formar su primera asociación de tejedoras en el 2000.

Y no transcurrió mucho tiempo hasta que un banco la convocó para estimular la creación de asociaciones artesanales en diferentes localidades. Fue así que en menos de medio año, ella logró formar 40 asociaciones en Puno, región donde Lidia organizó ferias para la venta de los productos que las asociaciones hacían. Extenderse a Lima fue un proceso más difícil, pero lo consiguió.

Actualmente, Lidia dirige la Asociación Regional de Artesanos de Puno desde el 2004. Y pese al éxito, Lidia jamás se desligó del campo. Ahora ella también vende sus cocechas de quinua, cañihua, kiwicha y soya mediante BioCultivos Lidia Cortez. También vende granos al exterior a través de su más reciente empresa, Jaku.

2. Azucena Gutiérrez, Administradora de empresas. Cadena de jugos Disfruta (Lima)

Azucena y sus dos hermanos fueron los fundadores de Disfruta, una cadena de jugos que nació en 2007 en una casa familiar, donde se vendían jugos con nombre peculiares y en envases de vidrio. El negocio les fue tan bien, que finalizando ese año ya habían abierto dos puestos en centros comerciales de Chiclayo.

Actualmente, Disfruta tiene 30 sedes en todo el país, cuenta con 150 trabajadores directos y sostiene su demanda de frutas con la cosecha de cerca de 300 familias de Sierra Exportadora, convirtiéndose en una de las más grandes cadenas de juguerías del Perú que incluso se ha extendido a países como Chile y Panamá.

3. Mercedes Correa, Diseñadora de modas (Lima)

El primer espacio en el que Mercedes, hoy de 63 años, comenzó a vender sus primeros diseños fue en Barranco. Rápidamente ella se volvió conocida por su bolso Lovebag, cuyo diseño está inspirado en la forma en la que muchas mujeres del ande doblan sus mantas para cargar a sus hijos. Su diseño ha gustado tanto que ha sido copiado por artesanos de todo el Perú.

Desde hace diez años, Meche viene formando parte de importantes desfiles en España, Francia, México DF, Brasil, Colombia, Estados Unidos y Chile. Ahora, ella se dedica a diseñar ropa y carteras. Junto a ella trabajan más 100 artesanas bordadoras y también se dedica a realizar joyas y para ello cuenta con la mano de obra de ex-reclusos del penal Castro Castro. Desde 2011, Meche es embajadora de la Marca Perú y además, forma parte de la Asociación Mujeres Batalla (AMUBA).

4. María Esther Landa Chiroque, Administradora y carpintera metalúrgica (Lima)

Con 40 años, María Esther es un ejemplo que no existe oficio en el que las mujeres no puedan desarrollarse. A la edad de 14 años, ella ya había estudiado mecánica automotriz. Cuando tenía 16 ya había abierto su propio taller de soldaduras básicas. Cuando cumplió 20 años fundó su empresa de estructuras metálicas junto con su hermana. En 2001 María Esther fue elegida y premiada como la Empresaria joven del Año de Villa el Salvador.

En la actualidad, ella dirige el Grupo Santa María, una empresa que agrupa tres empresas dedicadas a la fabricación de estructuras metálicas para eventos, andamios, así como infraestructuras para situaciones de emergencia.

5. Yrma López Rojas, Chocolatera y agricultora, Piura

Desde pequeña, Yrma aprendió a cultivar café y caña de azúcar en Pedregal, Piura, la localidad que la vio crecer. Y luego de casasrse con un agricultor con quien tuvo cinco hijos, 11 años después quedaría viuda. Así que sola hizo de todo para sacar a su familia adelante. Luego se se mudó al distrito de Buenos Aires, donde vivía su familia. Un día, su hermano le habló sobre un grupo de mujeres emprendedoras que se dedicaban a la transformación del cacao y ella se les unió sin pensarlo mucho.

En 2009, tras dos años de duro trabajo ese aquel grupo de emprendedoras se fue haciendo conocido. Yrma pasó a ser presidenta de la Asociación de Mujeres Emprendedoras Morropón (ASDEME) en 2014, asociación que comienza a trabajar bajo la marca “Semilla de Oro”. Actualmente, Yrma, de 44 años, es presidenta de control de calidad de la cooperativa de cultivo de banano orgánico del distrito de Buenos Aires, en Morropón.

Te puede interesar: Perú es uno de los países líderes con mujeres emprendedoras en Latinoamérica

6. Reina Nuñez de Osores, Artesana en mate burilado, (Huancayo – Junín)

El oficio lo aprendió de su esposo (miembro de la famosa familia Osores – Núñez, reconocidos en El Tambo por su línea de mates burilados finos), pero lo demás lo hizo ella sola. Tras aprender este bello arte, Reina Núñez, más allá de trabajar para su esposo, buscó sus propios clientes y contrato a sus primas, así inició su pequeña empresa de mates. Reina es una innovadora en este arte.

A Reina, hoy de 61 años, se le ocurrió llevar la colorida estética de las faldas bordadas de Saños Chaupi (su lugar donde nació) a los mates burilados y de esa manera renovó la estética del mate huancaíno. De esta manera, Reina ganó fama. Ahora, bajo la marca Artesanías Primavera, exportan objetos utilitarios hechos de mate a los Estados Unidos.

7. Vicenta Ramos Espinoza, Artesana Tejedora, (Huancavelica)

En la localidad Cochaccasa, durante los años 2002 y 2004, Vicenta fue promotora de salud sexual y reproductiva en una comunidad que se dedicaba a la minería, y donde al mismo tiempo daban información sobre independencia y autonomía entre las mujeres. A raíz de ello es que en 2013 surgió Artesanías Makyss, una iniciativa con el que las mujeres buscaron generar ingresos propios a partir del tejido y no depender de sus esposos.

El proyecto se inició con 27 mujeres, quienes se dedicaron a la elaboración de chalinas, chullos y gorras que comenzaron a vender en ferias locales. Actualmente, son cerca de 50 mujeres las que forman parte de Artesanías Makyss. Actualmente, sus productos se venden en el centro comercial Larcomar, en Miraflores.

8. María Martha Sosa Villegas, Artesana en Toquillo, (Piura)

Desde siempre, la localidad de Pedregal Grande se ha caracterizado por se la cuna de tejedores. Martha vio en esa actividad una oportunidad para salir adelante. Lo que ella hizo fue agregar una nueva forma de organización en su tierra natal: trabajar en conjunto.

Martha, hoy de 38 años, es la fundadora de la Asociación de Artesanas Tejedoras de Pedregal Grande y  se dedica a hacer el control de calidad, los contratos, conseguir contactos de exportación, crear nuevos diseños y de impulsar talleres de tejido en diferentes comunidades. Martha ha recibido muchos reconocimientos, entre ellos están el Mérito de la mujer del Ministerio de la Mujer (2004), Gran Maestra de Artesanía Regional de la Dircetur (2009), y la medalla Joaquín Lopez Antay del Congreso de la República (2009).

9. Justa Ortiz de Orué, Empresaria en el rubro de apicultura, (Cusco)

Actualmente, Justa, de 52 años, es presidenta de una asociación de 15 mujeres emprendedoras y se siente satisfecha de haber sacado adelante este proyecto. Todas tienen abejas en sus casas y también tienen unas colmenas comunitarias. Ella animó a todas las socias a aprender el manejo técnico de las colmenas. Gracias a ello, ya pueden producir más y mejor. Por el momento, estas emprendedoras trabajan en un terreno alquilado, pero tienen pensando en contar pronto un local propio.

10. Tatiana Santillán, Empresaria del rubro turístico y agrícola, (Cusco)

Para Tatiana Santillán, de 37 años, natural de Queyomayo, tierra de frutas y café, la clave para que su comunidad salga adelante está en lograr que los locales se asocien y empiecen a dar valor agregado a sus productos.

Y luego de 7 años viviendo en el Reino Unido, regresó con su familia a su campo natal para salir adelante con agricultura orgánica y construir una casa que funciona como un lodge de turismo vivencial. Ahora impulsa a los locales a producir derivados de sus cosechas para mejorar sus ingresos donde el café Queyomayo embolsado es el primer logro de la asociación que preside.

Vía: espacio360.pe

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados

comments