Agua Tierra, con vocación ecologista

Esther Hernández es una mexicana que lleva a su máxima expresión al cuidado del medio ambiente y la vocación ecologista. Encabeza Agua Tierra, una microempresa orientada a la importación y comercialización de productos de consumo usual desechables con la característica de que estos si son biodegradables.

Para su sorpresa, son productos que elabora China. Desde luego no los consume, los exporta y por supuesto que a un mercado que es hoy el dominante en esa demanda: Europa.

Se trata de productos cuya materia prima es de origen vegetal y que por ende son alternativos al plástico.

Esther Hernández hace un viaje a China y visita las plantas que elaboran todos esos desechables que se han vuelto comunes en nuestras vidas y consigue un arreglo para importarlas a México.

Vasos, platos, cubiertos, envases, almejas para guardar guisados o hamburguesas, bolsas, muchas bolsas, decenas de tamaños de bolsas. Todo ello reciclable.

En Europa el producto tiende a ser obligatorio en uso sobre todo para restaurantes y establecimientos que trabajan el alimento “para llevar”. Existen normas que cumplir, especificaciones estrictas.

En 2006 constata Esther como es posible la producción y la vinculación entre universidades con asociaciones empresariales en la producción de estos bienes.

El 97 por ciento de la producción de estos desechables biodegradables se importan hacia naciones de Europa y Oceanía y solo el 3 por ciento llega a América Latina.

Productos de fécula de maíz o de papa, vasos desechables para portar fríos o calientes, envases para alimentos pequeños o grandes fríos o calientes, guisados con caldos o productos “secos”, macetas de bambú con carbonato de calcio. Macetas de Coco. Más de 35 productos distintos.

¿Precios? ciertamente más caros que los productos derivados del petróleo, pero en algunos casos no mucho.

El producto y su introducción están ligados especialmente con una evangelización educativa.

A eso se ha dedicado esta microempresa. Con la idea de conseguir en el tiempo quien decida aportar capital para producir esos productos, o las microempresas asociarse para conseguirlo gracias al apoyo de la autoridad que comparta esa visión Agua-Tierra es una MiPyme que sostiene que en el tiempo la producción de estos biodegradables será posible y su éxito estará garantizado.

Fuente: Universo Pyme

Artículos Relacionados

comments

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion