Barbara Beskind, la diseñadora de 91 años de Silicon Valley

En un mundo laboral que ya es dominado por los jóvenes, resultaría prácticamente inadmisible encontrar en la meca del empleo juvenil, Silicon Valley, a una persona de 91 años. Sin embargo, esto es una realidad. Una feliz realidad para Barbara Beskind, una mujer nonagenaria que por fin ha logrado cumplir el sueño de toda su vida, la de ser una diseñadora de tecnología para una de las empresas más prestigiosas de Silicon Valley, IDEO, responsable de la creación del primer mouse de Apple.

No hay edad para cumplir nuestros sueños

Si habría que resumir la vida de Beskind en unas cuantas palabras tendríamos que decir: “No hay edad para cumplir nuestros sueños”. A los 8 años, Beskind descubrió la pasión de su vida: ser inventora. Comenzó a hacer sus primeros diseños, unos juguetes muy innovadores. Sin embargo, sus sueños se vieron interrumpidos cuando su consejero escolar le recomendó seguir otra ocupación debido a que aún no existían vacantes para mujeres en carreras de ingeniería en las universidades norteamericanas.

Así que a Beskind no le quedó otra que hacer de su sueño un hobby, y convertirse en una terapista ocupacional a tiempo completo. Laboró en la Armada estadounidense por unos largos 44 años. Una vez retirada y cuando pensaba que había pasado por la vida sin cumplir su propósito, IDEO le ofrece la oportunidad de participar dentro de su equipo de diseño tecnológico. Ella tomó la oportunidad y hoy puede decir con seguridad: “Creo que éste es uno de los mejores capítulos de mi vida”.

El trabajo de Beskind en IDEO

Cada jueves, Beskind deja el centro de retiro donde vive para irse a las oficinas de IDEO. Una vez que pisa el edificio, sus compañeros de labores se emocionan  hasta el punto que se mandan correos con textos como “¡Ella ya está aquí!” Beskind apenas si se inmuta. Sigue su camino hasta la oficina de diseño de IDEO. Allí la esperan sus colegas de diseño, un grupo de jóvenes que fácilmente podrían ser sus nietos.

David Kelley, CEO de IDEO, ha hecho un encargo especial a Beskind: diseñar equipos tecnológicos especialmente enfocados para las personas de la tercera edad. Y Beskind ha logrado importantes avances en ese campo. Desde wearables como mochilas de emergencia hasta anteojos con cámaras y audio para recordar los nombres de los interlocutores (a lo Google Glass).

Rompiendo un mito

Kelley es claro en su mensaje: Silicon Valley debe ser una venta de oportunidades para todos, sin importar la etnia, sexo o edad de sus colaboradores. Kelley indica que Beskind no es un mero objeto decorativo de IDEO, que ella realmente ha realizado importantes aportes a la compañía. Es por ello que ya viene trabajando con ellos por más de 2 años.

El caso Beskind abre una mar de posibilidades para otros tantos adultos mayores cuyo sueño es el mismo que el de muchos jóvenes egresados de las universidades norteamericanas: la de trabajar en Silicon Valley. Nunca es demasiado tarde para vivir nuestros sueños.

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion