Beiza: Un negocio tejido a mano

En uno de sus viajes, Guillermo Beiza se enamoró de los tejidos de seda y vio en ellos una oportunidad comercial. Ha golpeado numerosas puertas en Chile, pero se aburrió de la burocracia estatal y hoy es el mercado internacional el que lo recibe con los brazos abiertos.

“Años atrás tuve el gusto de conocer a una mujer del reino Hachemita de Jordania. Ella vestía un atuendo típico y accedió a mostrar y enseñarme en detalle el trabajo realizado en sus vestidos. Así nació mi interés por la seda y la idea de hacer este negocio.

Sentí que era mi oportunidad de tener un producto verdaderamente exclusivo y marcar una diferencia en el mercado chileno. Con estas motivaciones en mente en agosto de 2008 nace formalmente “de Beiza- Taller de Diseños Exclusivos”, con la misión de llegar a posicionar una marca absolutamente desconocida.

Estoy claro que nuestro mercado ofrece diversas alternativas que podrían competir con mi taller, pero la diferencia está en que la mayor parte de las tiendas venden prendas hechas en serie, aún cuando sean catalogadas de “exclusivas”. A las mujeres no les gusta llegar a una fiesta y encontrarse con que otra que está usando ese vestido que compraron como “único” y por eso mi taller ofrece diseños personalizados y una gran variedad de estilos, formas y colores, sin perder la exclusividad que las mujeres buscan, manteniendo la esencia de un taller que produce ropa de mujer tejida a mano en hilo de seda.

Además, como empresario y diseñador he comenzado a realizar asesorías de imagen, diversificando mi negocio. Pese a esto, no he podido encontrar inversionistas. Traté por todos los medios posibles mostrar un proyecto interesante, pero sólo obtuve elogios y buenos deseos. Sólo conseguí un crédito en una banco que me permitió constituir mi taller y la compra de los primeros materiales.

No obtuve apoyo de ninguna institución pública y sus instrumentos están llenos de burocracia. A pesar de esto, he podido mantener el taller a flote e incluso estoy comenzando el proceso exportador, ya que fuera de Chile si he generado el interés que acá ha resultado difícil de lograr.

Así, hoy ya tengo muy adelantados acuerdos para introducir mi marca en Colombia, Venezuela, Argentina, República Dominicana, Puerto Rico y México. También tengo la posibilidad de participar de la Feria de Milán a fines de año, en el área de moda alto nivel o moda prima, y a corto plazo estaría presentando mis diseños y productos en Europa, Estados Unidos y Asia.

¿Qué me motiva? Tengo mucha pasión por mi trabajo y eso es lo que me mueve día a día, pero sin el apoyo irrestricto que he recibido desde el primer momento de parte del equipo que trabaja conmigo, María Isabel Valenzuela y Sonia Hales, esto no sería posible. La primera tiene una rica experiencia en este tipo de trabajo y la segunda me ha apoyado con sus diseños y ha confiado en mi sentido comercial.

Lo más importante, antes de emprender, es fiarse y estar cierto de los propios medios, recursos y capacidades antes de esperar medios externos. No quiero decir que no se deba esperar ayuda o solicitarla, sino que en mi opinión la base del éxito deseado parte por la propia capacidad, el empuje que le imprimimos a nuestro proyecto, y sólo un poco de factor externo“.

Fuente: Diario Pyme

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion