El instinto como guía para el éxito

jean-paul-gaultier

Cientos de artículos en libros e Internet tratan de reducir a unos cuantos axiomas los pasos para alcanzar el éxito. Todas las metodologías parecen similares, solo los nombres de las propuestas cambian. Parece existir un solo camino para el éxito. Pero, afortunadamente existen individuos como el diseñador Jean Paul Gaultier que están dispuestos a decir basta a esos cánones tan cuadriculados sobre cómo alcanzar la cima.

El diseñador francés comenzó a trabajar desde muy joven en la marca Pierre Cardin. Ya a los 17 años inició su propia línea de diseño. Solo tenía claro una cosa (y tal vez, fue lo más valioso que le dejó su paso por Pierre Cardin): no tenía que parecerse ni imitar a nadie, si quería sobresalir en el tan competitivo mundo de la moda, debía liberar su creatividad, que sea su instinto quien lo guíe.

Así fueron sus primeros años: el instinto lo guío, pero nadie lo conocía en el mercado, y no lograba vender ninguna de sus prendas. ¿Fracaso? Para nada, Gaultier siguió en la brega. Percibió que si bien seguía su instinto como diseñador, no había encontrado un estilo propio que lo definiera. Así que tras experimentar, cortar un poco de tela por un lado, zurcir por otra parte, comenzó a crear toda una línea de vestuario única y sin precedentes: éste era el verdadero inicio de Gaultier.

Gaultier asegura que su éxito se debe a una sola cosa: que nunca dejó de confiar en sí mismo, que siempre luchó por sus ideales, y que el fruto de su constancia se observa ahora. Las más variopintas figuras de la música mundial como Madonna, Lady Gaga o Kylie Minogue lucen sus diseños. Su estilo no es para las mayorías, es para quienes quieren sobresalir sobre el resto, como él lo hizo.

Han pasado tantos años desde que Gaultier creó su empresa, que es difícil imaginar el legado que está dejando este diseñador al mundo de la moda. Pero, no solo de diseños vive este hombre. También observa nuevas oportunidades de negocio. Es el instinto empresarial el que se aviva ahora. Gaultier ya no es más Gaultier. La marca ahora está controlada, hasta en un 60%, por la conocida marca de perfumes Puig. Gaultier ya no solo experimenta con telas, hilos y botones, ahora juega en las grandes ligas. Ha puesto sus ojos en la televisión.

Interesante historia sobre el éxito, pero sinceramente, ¿cree que puede aplicarse los principios aplicados por Gaultier a otros tipos de emprendimiento?

Vía: cnnexpansion.com

Deja un comentario