Fidel Rojas y sus riesgos a todo motor

Las medias tintas no van con Fidel Rojas (48). Si debe arriesgar, así lo hace. En 1995 sin mayor peso de conciencia hipotecó su casa por US$15 mil, donde vivía con su esposa y sus tres hijos.

Ese dinero era necesario para cubrir las tres cuartas partes del pago al contado de un camión valorizado en US$20 mil. El resto ya lo tenía en el bolsillo. Una sonrisa pícara muestra Fidel cuando le preguntamos qué dijo su cónyuge al saber de su decisión.

“Se molestó un poco, pues le preocupaba saber qué pasaría si nos embargaban la casa por algún atraso en el pago al banco, bueno, entonces le comenté que dormiríamos en el carro”.

Cuenta que no tenía alternativa. “Si no hacía eso nunca iba a juntar el dinero que requería”. Fidel muestra una gran seguridad, tanta que ya se presta a abrir un negocio en los Estados Unidos, donde radican algunos familiares.

“Me están animando y lo estoy pensando. Yo pondría el capital y viajaría constantemente para supervisar su desarrollo”. Aunque confía en sus trabajadores que suman 33, de los cuales 22 lo conforman sus hermanos, tíos y sobrinos, siempre está chequeando los gastos de su empresa Transportes LRHyH.

Fidel brinda servicios de transporte de carga a Alicorp. Lleva 15 años dedicándose a esa labor. Sus cinco camiones le ayudan en esa tarea, así como su hija Judith Rojas Ochoa (26), quien vela por el manejo económico de la empresa.

Por su parte, Fidel supervisa los gastos de sus trabajadores. Aunque ya dejó el timón. Ahora, en su nueva etapa de gerente vela porque se cumpla la puntualidad en su negocio.

“Ser responsable en mi trabajo me ha ayudado mucho a crecer como empresario. Confío en mis trabajadores, pero debo corroborar los informes que me brindan”.

Fuente: Gestión (texto y foto)

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.