Historia de Éxito: La familia Wong

wong2244

La más grande cadena de supermercados de nuestro país no nació de grande capitales e inversiones, sino de una humilde tiendita que gracias a esfuerzo y empeño pudo convertirse en lo que es ahora.

Era 1942 cuando Don Erasmo Wong fundó una pequeña bodega en Lima, ayudado por su esposa Ángela y sus hijos, quienes luego de salir de la escuela apoyaban en todo lo que podían. “Mi madre no dejaba de repetirnos que todos comíamos, nos vestíamos y teníamos nuestro techo gracias a la bodega” dice Efraín Wong, hijo de don Erasmo.

La filosofía consistía en intentar tener clientes no solo por un día sino para toda la vida, por lo que la atención y el trato debía ser su punto fuerte. Resolviendo consultas, dudas y reclamaciones, la bodega de los Wong fue ganando una gran reputación.

Cuando uno de los hijos mayores se convirtió en profesional, el cariño a esta pequeña empresa hizo que viera y proyectara la idea de una gran expansión pues la primera tienda ya no era suficiente. Es así que adquieren su segunda tienda en el Óvalo Gutiérrez.

Las oportunidades les sonrieron y ellos tuvieron la inteligencia de aprovecharlas. Tiendas como Galax y Monterrey no resistieron el shock  y los Wong seguían avanzando. Cada vez fueron sumando más tiendas y todas con la política que el cliente siempre es lo más importante.

En 1993 deciden abrir su primer supermercado. Gracias a su buena reputación de excelentes pagadores logran conseguir crédito para la implementación de semejante local comercial, el éxito estaba a la vuelta de la esquina.

La acogida fue tan buena que dio paso a toda una cadena, convirtiendo los 60 metros de su primera tienda en más de 130 mil metros cuadrados que albergaban más de un millón de compradores cada semana.

Actualmente la familia Wong ya no está el frente de la cadena, luego de vender el 100% de las acciones por US$500 millones. Sin embargo no se han alejado de los negocios y ven otras empresas donde han invertido fuertes capitales, destinando otra parte de su fortuna en obras de beneficio social.

“No creemos que haya obstáculo que no podamos vencer independientemente de nuestro lugar de procedencia, o pertenencia a grupo social o racial”,  opinan los Wong luego de convertir su sueño en realidad.

¿Qué te parece este caso exitoso?

Vía: deperú.com

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion