Historia de Éxito: Vilma Parra, la comerciante de los zapatos

vilma33

Vilma Parra, mujer emprendedora que pasó de vivir en un callejón a fabricar cerca de 100 000 pares de zapatos al año, “Me siento una mujer de éxito, el Perú es un país de oportunidades, empecé a soñar y conseguí lo que me proponía”.

Hoy dirigiendo toda una empresa Vilma no olvida sus inicios como vendedora de fruta, Lamentablemente su hija con apenas un año de edad sufrió un terrible accidente que le ocasionó intensas quemaduras cuyo tratamiento era muy caro para su economía. Tuvieron que probar nuevas ideas de negocios, pues las manzanas chilenas que vendían en el mercado ya no ingresaban al país luego que Alan García cortó las importaciones.

Comenzó como ambulante pidiendo créditos, pero no le iba tan bien, una de sus amigas al ver su situación le aconseja ir con ella a Tacna a traer mercadería; Vilma no sabía que estaba prohibido traer mucha mercadería en el viaje y se sorprendió cuando tuvo que ocultar todo lo comprado. Nunca quiso repetir esta experiencia pues no sentía que era correcto.

[cita class=”d”]En la búsqueda de una nueva forma de ingresos se encuentra con un cojito que al enterarse de su experiencia como vendedora le da seis pares de zapatos para que venda, al final del día los vendió todos[/cita]

En la búsqueda de una nueva forma de ingresos se encuentra con un cojito que al enterarse de su experiencia como vendedora le da seis pares de zapatos para que venda, al final del día Vilma había vendido todos los pares de zapatos, así comienza su travesía en el mundo de la venta de los zapatos, donde a base de esfuerzo fundó su propia Zapaterías Vilma.

Gracias a la calidad de sus calzados fue ganándose un nombre e inaugurando poco a poco nuevas tiendas en Miraflores , Jesús María y el Callao; a pesar que ella no produce el calzado, su calidad se mantiene pues se encarga de supervisar cada uno de los aspectos; desde el tipo de cuero hasta la forma como lo hacen.

La exportación le quita el sueño, desea exportar a EEUU desde que viajó Ecuador y vio que era posible y  ya está  trabajando en su siguiente gran paso. Otro de sus deseos es revalorizar la frase HECHO EN PERÚ a base de calidad y buena atención.

A sus trabajadores le da siempre el consejo que en un determinado momento uno debe empezar a volar y ser generadores de su propio empleo, aprender de uno mismo y de los que nos rodean.

¿Qué te parece la historia de Vilma?

¿Cuál crees que es la mejor estrategia de un emprendedor para cumplir sus sueños?

Vía: radio.rpp.com.pe

 

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.